ESTANCAMIENTO

¿Qué le pasó a Colón?: Jorge Luis Macías Fonseca

¡Algo está pasando en Colón!, expresión referida a la presencia de condiciones que llevarían a una bonanza económica, con una “supuesta influencia” en el ámbito social. Expresaba la esperanza de una sociedad que aspira a mejores días, negados por quienes solo la ven como una cornucopia para la acumulación de riquezas. Con una economía próspera generada por actividades portuarias, ferrocarrileras, comerciales, turísticas, de bienes y servicios y hasta ganadera, el reflejo de esa opulencia es insignificante y de impacto negativo para la sociedad colonense. No hay correspondencia entre lo que se produce y los beneficios que deben percibirse.

Alguien en un momento caracterizó la situación en términos de “una isla de riqueza en un mar de pobreza”. Tomemos como referencia la propia ciudad, sin ampliar las consideraciones al resto de la geografía colonense. Observemos el deterioro de sus calles y aceras, tomadas por los comercios como pésimas vitrinas para sus negocios; obstaculizan el libre tránsito de peatones. Igual ocurre con los antihigiénicos salones de “belleza ambulantes”, con los improvisados talleres de mecánica instalados en plena calle, y con los car wash que usan de manera indiscriminada el agua. Esto sin dejar de contar, los insanos kioscos de comida en las aceras, sin ninguna regulación, y el taponamiento de una calle por buhoneros en la principal arteria comercial de Colón. Sin señalización vial, todo es un caos, a pesar del diagrama correcto de sus calles.

La basura en cantidad significativa está presente en lugares visibles y en zaguanes, dando un espectáculo deprimente e insalubre. La ciudad está en penumbra, los parques descuidados, hay muchas casas condenadas y otras abandonadas por sus dueños, que administran sus inquilinos, las pocas que quedan en estado “aceptable” muestran la cara de una ciudad en total abandono. Si a esto se le unen solares baldíos, sucios y llenos de hierbas, alcantarillas sin tapas y anegación de las calles, no queda más que plantear: el que quiere conocer lo poco que queda de Colón que venga, porque se acaba.

Contrario a esto, se ha desarrollado un sector con un puerto de cruceros en un área habitada por empresarios y extranjeros. Esta es la otra cara de la ciudad. Ese es el Colón de los ricos que contrasta con el Colón del gueto. Y con la lógica oportunista del mercado, los capitales han instalado franquicias de alimentos, bingos y casinos, justamente en los sectores marginales, aprovechándose de los pocos recursos de los que poco o nada tienen. No obstante, no se revierte a la ciudad algo de las cuantiosas ganancias. Esas fortunas cruzan el puente del río Chagres y hasta se van al exterior. Así, la situación de deterioro físico de la ciudad y la poca atención gubernamental, junto al poco aporte del sector privado, ha influenciado en la parte moral del ciudadano. Los valores éticos se afectan y el poco me importa y el juega vivo ganan más espacios, mientras la fe y confianza en los hombres se pierde.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código