UN ANTES Y UN DESPUÉS

Colón, diálogo y trauma: Jorge Luis Macías Fonseca

Derogada la Ley 72, que tenía entre sus postulados la venta de tierras de la Zona Libre de Colón, se produce consecuentemente el diálogo entre el gobierno y el Frente Amplio por Colón (FAC).

Con una agudeza extraordinaria el FAC logró sentar al gobierno e imponerle una agenda de discusión, pues de la derogatoria de la Ley 72, que era el motivo esencial de la insurrección colonense se extendió a la discusión de la problemática de Colón.

En una palabra hay ganancia para el movimiento popular sin dejar de contar la afectación a la imagen del Gobierno no únicamente a nivel local, sino también internacional.

Para el pueblo de Colón lo ocurrido marcó un antes y un después. Ningún movimiento impulsado por las fuerzas vivas colonenses logró concitar la voluntad de los nacionales, como lo hizo el movimiento de rechazo a las ventas de terrenos de la Zona Libre.

Esto indudablemente pone sobre los hombros de sus dirigentes una extraordinaria responsabilidad, puesto que del trauma siempre presente en la sociedad nuestra, se anima en estos momentos la esperanza de la verdadera reivindicación.

Justo es reconocer que la insurrección no surgió por espontaneidad, sino por la acumulación histórica del menosprecio y del engaño que han hecho de la suspicacia, la malicia y la incredulidad los elementos característicos del hombre de Colón. El diálogo es el instrumento legítimo y válido que no debe despreciarse. Conducirlo con probidad, firmeza, sensatez e inteligencia es tarea fundamental de las partes, pero principalmente de las fuerzas vivas aglutinadas en el FAC.

No obstante, con alguna preocupación la comunidad comienza a advertir algunos síntomas que parecieran asomarse y a poner en peligro la coherencia de la dirección del movimiento.

En las redes sociales, una serie de señalamientos y de recriminaciones entre elementos visibles y protagónicos del movimiento insurreccional han aparecido, lo cual es grave. Peor aun cuando los señalamientos apuntan hacia una desmovilización de la posición inicial de reclamo del FAC sobre el aumento del alquiler a los usuarios de la Zona Libre de Colón.

Igualmente, y también peor, es la indicación de la falta de consenso y conocimiento popular sobre la propuesta presentada a la parte gubernamental. Y todavía más grave si la posición del FAC lleva a reivindicar una parte de la ley, como la de la modernización de la Zona Libre, cuando el planteamiento fue de rechazo radical y absoluto.

Una cosa es clara y es que si la fisura del FAC se produce desde lo interno es imperdonable. Si es impulsada desde el gobierno debe ser rechazada.

Lo cierto es que Colón, no soportaría un fracaso más. Tampoco perdonaría a quienes levantaron la conciencia, pusieron en tensión a la comunidad nacional y abrieron la esperanza de que puede haber un Colón mejor.

La historia es maestra de los pueblos y ha dado ejemplos de las acciones valerosas de los hombres en procura de una mejor sociedad.

Colón espera del Frente Amplio lo mejor. Su mayor carta de sustento está en el apoyo social. Pero de la misma manera puede ser el peor de sus juzgadores, si los resultados son adversos al interés de la sociedad.

El Frente Amplio está hablando por todos los colonenses, por lo que tiene y debe hablar bien.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código