LOGROS

Conozcamos la Universidad de Panamá: Argelis Campos de Vargas

Hoy me decidí a hacer pública una invitación a todos los panameños y extranjeros residentes en este país para que conozcan a la Universidad de Panamá (UP). En realidad esto puede parecer ocioso, pues se trata de una institución de puertas abiertas que le pertenece al pueblo y está a su servicio; que tiene presencia en toda la geografía istmeña; que ha estado presente y vinculada a cada hecho relevante del acontecer nacional, desde su fundación hasta el presente; y que cumple con su magno compromiso de formar a los profesionales que el país necesita, especialmente a los que no cuentan con recursos económicos para pagar altos costos de matrícula y colegiatura.

Por todo ello, la UP es la primera opción de educación superior. Es, sin lugar a dudas, la mejor universidad del país y la más reconocida en el ámbito internacional, cuyo prestigio antecede los procesos formales de evaluación y acreditación a los que se sometió exitosamente y que confirman la excelente trayectoria de tantos profesionales formados ahí.

No obstante, considero necesario que conozcamos la real y verdadera UP. Esa que tiene una historia que es timbre de orgullo por su señalada participación en el rescate de la soberanía en la lucha por la democracia, en el combate al analfabetismo funcional y tecnológico; en la creación y funcionamiento de instituciones que propiciaron el desarrollo científico y tecnológico y que, en actitud desprendida como ninguna otra institución en el país, compartió su patrimonio y a muchos de los profesionales que formó con sus recursos, para hacer posible la creación de otras instituciones de educación superior.

La Universidad de Panamá responde a la filosofía política del Estado, en función de ello postula sus fines y objetivos, define su misión, visión y organiza su escala axiológica. Esto es importante tenerlo presente para no caer en el grave error de pensar que laboramos en función de un ranking. Es bueno destacar que en algunos aspectos puede haber coincidencia entre los indicadores que utilizan las empresas que hacen las mediciones para el ranking, pero muchas de las prioridades y de las fortalezas de nuestra universidad, no siempre son valoradas en esa medición, porque las actividades y procesos que desarrolla van acorde a la misión y visión de la UP y, por ende, responden a las necesidades de la sociedad.

Conocer a la UP de hoy implica recorrer más de mil aulas distribuidas en dos campus que albergan 18 facultades, en 10 centros regionales y 2 extensiones; con una matrícula de más de 60 mil estudiantes en carreras técnicas, licenciaturas, posgrados de especialización, maestrías y doctorados, atendidos por más de 4 mil académicos y 4 mil funcionarios administrativos.

Es oportuno y está en correspondencia con nuestra actitud autocrítica reconocer que tras casi 80 años desde su creación, las instalaciones del campus Octavio Méndez Pereira acusan cierto grado de deterioro en mayor y menor grado, pero ello no significa abandono ni desinterés. La UP desarrolla procesos permanentes de mantenimiento.

La universidad tiene un presupuesto de funcionamiento, de y para inversión. Este incluye los fondos de autogestión que, en lo que respecta a la matrícula, es el resultado de los 20 dólares que paga cada estudiante por semestre. Suma que no ha variado desde hace más de 40 años, por lo que es la matrícula más barata que universidad alguna cobra en la actualidad.

La UP no considera necesario distraer recursos para hacerse propaganda o evitar que la hagan víctima de inexactitudes a causa de ignorancia, mala fe o de intereses inconfesables. Los universitarios, en especial los que somos evaluadores e investigadores y ejercemos estas profesiones como lo exige nuestra formación, con objetividad, actitud crítica y autocrítica, y nos sentimos frustrados cuando vemos a panameños que no valoran la institución. A pesar de que muchos de ellos tienen uno o más diplomas de la UP, al parecer no alcanzaron la formación integral, pues mantienen una conducta que niega el perfil de formación de su carrera y, con esto, le hacen daño a sus lugares de trabajo y, por ende, a la nación.

Hay otros que no aceptan ser criticados y alegan que quienes lo hacen, deben tener su formación. Pregunto: ¿Acaso son ellos poseedores del conocimiento de todas las ciencias? ¿Han hecho alguna investigación sencilla o cumplen, al menos, el primer paso del método científico, antes de hablar y juzgar algo?

Reitero la invitación, acudan a la Universidad de Panamá, conozcan sus distintas sedes, vengan, pregunten, observen y critiquen in situ, tienen derecho a ello, pero no a mentir, denigrar ni sesgar la realidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código