URGENCIA

Constituyente versus improvisación: Rubén Pardo

Cuando una sociedad cae, repetidamente, víctima de los efectos de la corrupción, es un claro síntoma de que le urge posibilitar, como nación, es decir, con la mayor participación posible, una asamblea constituyente para refundar la nación.

Es un proceso difícil, pero necesario y con profundo sentido de urgencia. Los ciudadanos no pueden permitirse la negligencia de una madeja de improvisación social, en ninguno de los cuatro principales ejes del desarrollo social, a saber: biosocial, político, económico y cultural. Tales ejes, de manera integral, se apoyan para posibilitar el auténtico desarrollo social.

No más arrebatos políticos ni maravillosas agendas presidenciales ni partidarias; no más salvadores o locos de la política, ni secuelas de escuelas dictatoriales ni presidentes autócratas ni políticos fraudulentos ni agrupaciones de extrañas intenciones ni vínculos dogmáticos, al estilo de viejas alianzas medievales, con iglesias o pensamiento teocrático.

No más agendas de recámaras, familias o riquito, al que se le ocurre que puede ser presidente. No más pelafustanes que se despiertan con la idea de hacerse con la riqueza del pueblo, ni más ricos o millonarios que desean ser megamillonarios.

Los que conformamos la sociedad, podemos delimitar, en una asamblea constituyente, un plan de nación, flexible y abierto, pero con ideas claras en cada una de las cuatro áreas del desarrollo social expuesto. Un bosquejo guía de los objetivos, con equilibrio de los poderes del Estado, tanto gubernamentales (Ejecutivo, Judicial y deliberativo) como civiles (oenegés, asociaciones, gremios, clubes y toda agrupación organizada) e incluso, que tome en cuenta a ciudadanos con ideas importantes, más que por ser “notables”, por costumbrismo o maña social.

Una constituyente política, en el mejor de las casos posibles, es el proyecto de nación de una sociedad conformada por ciudadanos con capacidad, tolerancia y motivación integradora; le da prioridad a los objetivos más realistas, sin dogma alguno u oscurantismo que distorsione la visión realista y materialista (desde un punto de vista ontológico); ni afecta tampoco la actitud más coherente y racional; permita pensar y actuar guiados por criterios salidos de la crítica y autocrítica. Que la filosofía científica y la ciencia filosóficamente haga, como dice Mario Bunge: “la vida dentro de una democracia integral”.

Así no se le permite a político alguno en el poder que haga lo que le viene en gana, sino lo pactado que la sociedad le permite ejecutar, previo acuerdo mandatorio de los “gobernados” que, en ese caso, realmente son la base del gobierno, y este es solo el servidor de la voluntad integradora de la nación constituida en una constituyente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código