ENFERMEDADES

Control de vectores, responsabilidad de todos: Federico Hernández-Pimentel

Hace apenas dos años, en 2014, celebrábamos el Día Mundial de la Salud bajo el lema “Pequeñas picaduras, grandes amenazas”, con el propósito de llamar la atención hacia un tema de importancia para la salud global: las enfermedades transmitidas por vectores, es decir, por esos diminutos organismos, como los insectos y caracoles, que transportan virus, parásitos y bacterias a los humanos. Se buscaba aumentar la conciencia sobre la amenaza que suponen estos insectos y “animalitos” (vectores) y las enfermedades que transmiten, así como animar a las familias y a las comunidades a que adopten medidas de protección.

Las enfermedades transmitidas por vectores impactan significativamente en América ya que anualmente un elevado número de personas enferman y mueren, generando no solo pérdidas humanas, sino también ausentismo escolar, incremento de la pobreza, impactos negativos en la productividad económica y altos costos y sobrecargas de los sistemas de salud.

En el continente, más de 100 millones de personas en 21 países viven en áreas en riesgo de padecer malaria transmitida por la picadura del mosquito Anopheles en sus diversas especies, y casi toda la población de la región, 35 países en total, a excepción de Canadá y Chile continental, convive con el mosquito Aedes aegypti capaz de transmitir los virus del dengue, chikungunya, la fiebre amarilla y, ahora, la nueva amenaza: el zika.

Esta enfermedad se transmite por la picadura de mosquitos que portan el virus zika, de la misma familia que el dengue y que produce fiebre leve, sarpullido (erupción rojiza en la piel), dolor de cabeza, dolor en las articulaciones, dolor muscular, malestar general y conjuntivitis no purulenta. En epidemias recientes se ha observado una asociación de la infección por zika con la aparición de complicaciones neurológicas y autoinmunes en los individuos infectados. En Brasil se ha observado una fuerte asociación entre la infección con virus zika durante el embarazo y la aparición de microcefalia (disminución del perímetro craneal) en los recién nacidos.

El hecho de conocer que el zika se transmite a las personas por la picadura de mosquitos del género Aedes, el mismo que transmite el dengue y el virus chikungunya, significa al menos dos cosas: sabemos contra quién estamos luchando y cómo enfrentarlo. Con estos dos elementos en mente y en vista de los graves riesgos y daños a la salud que representan los vectores y las enfermedades que transmiten, en particular, el Aedes aegypti, y reconociendo la limitada existencia de medicamentos eficaces y vacunas para el tratamiento de algunas de las enfermedades transmitidas por este mosquito, la prevención de la infección, mediada por el control de los vectores, se convierte en el mecanismo principal para reducir el número de enfermos de dengue, chikungunya y zika.

Es posible disminuir el riesgo de la transmisión de estas enfermedades, ya que, sin el contacto entre el huésped (ser humano) y el vector (el mosquito), estas enfermedades no pueden propagarse. Por esto, una actitud responsable, tanto individual como comunitaria, frente a este problema es un componente esencial para el éxito de las acciones de prevención de la infección que lleva adelante el Ministerio de Salud y la Caja de Seguro Social en Panamá.

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud recomiendan que se proteja usted, y su familia, mediante la adopción de medidas sencillas para evitar el contacto con el mosquito, entre ellas: la destrucción de criaderos mediante el lavado regular de los recipientes en los que se almacena agua, que además deben permanecer tapados; la eliminación de charcos, drenajes y recipientes en los que se acumula agua, y mantener sin basura los patios y jardines. La revisión cada tres días de los alrededores de la casa, el patio y los jardines para eliminar posibles criaderos es una acción importante. Dentro de las viviendas es posible tener criaderos de mosquitos, por esto, esté atento, revise recipientes y elimine posibles criaderos. Además, coloque mallas en las puertas y ventanas para impedir el acceso de los vectores a las viviendas.

Estos son consejos sencillos que pueden reducir los riesgos de padecer dengue y otras enfermedades transmitidas por vectores, enfermedades que tienen el potencial de cambiar negativamente su vida y la de su familia. ¡Comience ahora mismo! Recuerde: “pequeñas picaduras: grandes amenazas”. Y tengamos un saludable 2016.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código