DESARROLLO

´Coopetencia´ para el beneficio nacional: Rodolfo Sabonge

El término coopetencia ha sido acuñado en el mundo de la mercadotecnia para describir la colaboración entre diferentes entidades que son, además, competidoras entre sí. El propósito de esta colaboración entre competidores es lograr un beneficio común que, de otra manera, sería difícil de conseguir. La lógica de la coopetición está presente en el concepto de ecosistema de negocios y explica la forma como dos entidades que compiten entre sí pueden llegar a tener interés en asociarse mutuamente, de igual forma que en un ecosistema dos diferentes especies pueden colaborar para beneficiarse ambas.

En el sector privado, al igual que en el mundo animal, es bastante común la coopetencia. Lo lógico sería que en el gobierno lo fuera aún más, pues sus objetivos deben ser buscar el interés nacional. Me refiero a las disputas que se dan comúnmente entre ministerios y entidades por controlar temas y funciones, como si el Estado fuera un juego de monopolio en el que cada ente busca hacerse de todas las propiedades.

A pesar de que estas luchas por territorio son comunes en los gobiernos, en algunos casos pueden poner en riesgo el desarrollo de un país; tal es el caso del conglomerado logístico de Panamá. Desde nuestra infancia, los panameños aprendemos que nuestro principal recurso es la posición geográfica. Pero para que los recursos de un país puedan ser explotados de forma óptima y beneficiar a sus nacionales, debe haber coopetencia entre las entidades públicas y privadas, con el fin de que su explotación se haga de manera coordinada.

Desde que se firmaron (1977) e implementaron (1979) los Tratados Torrijos-Carter, iniciamos un proceso de transformación institucional que buscaba administrar de la mejor manera la explotación de nuestro principal recurso que, finalmente, pasaría a nuestro control al mediodía del 31 de diciembre de 1999. En 1978 se creó la Autoridad del Canal (distinta a la actual), que desapareció abruptamente en diciembre de 1979. Poco después se produjo la primera lucha por el control de los puertos y demás actividades revertidas, que en su momento ganó la antigua Autoridad Portuaria Nacional. De esto fui testigo de primera mano, pues me desempeñaba como ejecutivo del Ferrocarril de Panamá que, de hecho, quedó por varias semanas en un limbo jurídico.

Luego me tocó participar de los debates y reuniones que resultaron en la creación de la Autoridad de la Región Interoceánica que, gracias a la gestión de Nicolás Ardito Barletta, produjo el único plan de uso de las áreas revertidas. Y gracias a los esfuerzos de muchos panameños que nos activamos para buscar el consenso sobre el futuro del Canal, logramos el título constitucional sobre el Canal, que sirvió de base para el desarrollo de su ley orgánica. Con ello se logró aislar el Canal de los vaivenes políticos y de la rebatiña. Este fue un ejemplo nacional de coopetencia.

Durante la discusión del título constitucional, Carlos Ernesto González de la Lastra impulsó y logró que en el título se incluyera un artículo, poco comprendido, que incluyó a la Autoridad del Canal en la estrategia marítima nacional. Ese artículo reconocía que el Canal es una pieza vital del sector marítimo panameño y que, a pesar de gozar de autonomía, debía formar parte de esa estrategia. Dicho artículo estipula que la estrategia será coordinada por la entidad que designe el Ejecutivo, forma que fue desarrollada en la ley que creó a la Autoridad Marítima de Panamá. En el período de gobierno de la presidenta Moscoso se redactó y publicó la primera versión de la estrategia, y en el período de Martín Torrijos se revisó para incorporar los aspectos logísticos, y se aprobó mediante Resolución de Gabinete la estrategia marítima y logística nacional.

A principios del gobierno del presidente Martinelli, el plan de gobierno reconoció que había un déficit institucional y se decidió crear un Gabinete logístico, ubicando su presidencia en el Ministerio de Comercio e Industrias. Hago este recuento para que midamos en su justa perspectiva que después de 35 años de haber entrado en vigor el tratado del Canal que nos dio control absoluto sobre nuestro principal recurso, todavía no nos ponemos de acuerdo con respecto a cómo coordinar su explotación, y mucho menos de manera óptima.

Gracias a Dios, que es panameño, el sector marítimo- logístico ha crecido y ha generado enormes ingresos y plazas de empleo. Sin embargo, creo que a dos años de que terminemos la ampliación del Canal, ya no queda mucho tiempo para el país se organice como lo hizo antes con respecto al Canal, a fin de fomentar la coopetencia entre los diferentes actores. Si deponemos ambiciones personales para alcanzar esta meta, habremos dado el gran paso para alcanzar el óptimo desarrollo de nuestro principal recurso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código