Corrupción pública y privada

Si no se toman medidas con seriedad, bajo esta administración se seguirá, como en la anterior, permitiendo el desarrollo de una corruptocracia

¿Qué tal un índice de empresas privadas corruptas similar al índice de corrupción con el que Transparencia Internacional registra países corruptos?

Esta idea pareció un punto medular en la reciente conferencia dictada por el periodista de investigación Andrés Oppenheimer, en un evento organizado exitosamente por la Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana.

Se habla mucho de la corrupción privada, pero en privado. Esto fue criticado por Oppenheimer, cuando dijo que los periodistas no escriben sobre el tema. En abril de 1998, cuando aún yo no trabajaba como periodista de investigación, escribí un artículo titulado “Silencio y corrupción” en el que denunciaba el secretismo a favor de la corrupción y hablé de la necesidad de “luchar por legislaciones sobre el derecho a la información, por un lado, y buscar mecanismos contra la censura” privada, por el otro. Recordé esto cuando Oppenheimer dijo que los periodistas no están escribiendo sobre la “corrupción privada” aunque sí sobre la “corrupción pública”. Denunciar la corrupción pública no debe dejar de hacerse, pero Oppenheimer piensa –y estoy de acuerdo– que atacar sólo un lado de la corrupción dejando intacto el otro, hace que la solución sea que no haya solución.

Quien haya leído el prólogo del libro Ojos vendados, de Oppenheimer, podía anticipar lo que él abordaría en su charla contra la corrupción pública y privada: “Mi conclusión, la moraleja del libro, es que hay que globalizar la lucha contra la corrupción”, dijo. Para ello mencionó ocho puntos: (1) La corrupción debe ser atacada por las dos puntas, es decir, mientras (por ejemplo) los bancos de EU, Europa y Panamá sigan recibiendo dinero mal habido de políticos corruptos de Latinoamérica, nunca vamos a poder reducir el fenómeno de la corrupción. (2) Buscar una mayor y más expedita cooperación a nivel legislativo y judicial entre los países. (3) Las instituciones financieras internacionales deben condicionar sus préstamos a la moralidad de los países recipientes. (4) Las ONG deben hacer un ranking de empresas corruptas “¿Cuál es la empresa más corrupta de Panamá?”, propuso como ejemplo para el índice. (5) Los periodistas deben empezar a escribir más sobre la corrupción privada. (6) Los gobiernos deberían nombrar agencias independientes contra la corrupción. (7) Reformar el sistema de inmunidad parlamentaria, y (8) legislar para que cuando el Gobierno de un país sepa de un caso de corrupción, en otro país, avise espontáneamente tales casos.

Al final de la jornada se concluyó (entre muchas otras medidas) que para atacar la corrupción en el plano privado se podía acoger la idea propuesta de Oppenheimer, pensando en un índice de empresas corruptas internacionales, y en el plano público, quedó la promesa proferida horas antes de la charla de Oppenheimer, del ministro del MEF, Norberto Delgado, hacia la creación de un Plan Nacional de Integridad. Entendí, tras una pregunta que hice al ministro, que entre las medidas estaría la de dotar de un carácter “totalmente independiente” a la oficina anticorrupción, y no como ocurre ahora con la Dirección Nacional Contra la Corrupción (adscrita al MEF) que –hasta donde yo sé– no ha resuelto un solo caso de corrupción, conforme a la ley que la creó. Si no se toman medidas con seriedad, bajo esta administración se seguirá, como en la anterior, permitiendo el desarrollo de una corruptocracia.

Ante ambas propuestas (atacar la corrupción pública y privada) propongo un paso inicial: pensar en invitar a Jorge Quiroga a Panamá. El libro de Oppenheimer fue inspirado en él, quien era vicepresidente en Bolivia cuando se celebró el primer Foro global para la lucha contra la corrupción, organizado en 1999. Oppenheimer narra una inquietud que le venía rondando cuando asistió al evento: “El Foro global sólo se refería a un tipo de corrupción: la oficial”. Entonces –narra el periodista– Quiroga lo sorprendió, porque en su intervención dijo que en 1991 había recibido la sorpresa de que Transparency International calificó a Bolivia como el segundo país más corrupto del mundo. Otros países que habían salido mal parados ante el índice protestaron, pero Quiroga hizo lo contrario: “tomó el teléfono, llamó a Transparency, invitó al grupo a que viniera a Bolivia, e hiciera sugerencias concretas sobre cómo combatir la corrupción”. Después, Quiroga solicitó cooperación internacional para que “le financiaran un plan anticorrupción en Bolivia”, y lanzó un programa de 200 millones de dólares. Entonces, el que hablaba ante el Foro global anticorrupción, era un Quiroga que sabía lo que decía, y por ello sugirió lo siguiente: “Quisiera ver que Transparency International hiciera también un ranking de empresas multinacionales corruptas: existe una lista de países, pero no una lista de empresas”.

Lo que he narrado me hace pensar que Quiroga se adentró en el tema tocando las dos puntas: la corrupción oficial y la corrupción privada ¿Por qué no investigar más sobre él y estudiar la posibilidad de invitar a Quiroga a Panamá para que exprese sus experiencias contra la corrupción privada y ayude también en una verdadera propuesta para la creación de un Plan Nacional de Integridad?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Nov 2018

Primer premio

2 0 5 9

CAAC

Serie: 1 Folio: 8

2o premio

1641

3er premio

1301

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código