URBANISMO Y MEDIOAMBIENTE

Defendamos los parques públicos: Argelis Gaudiano

Con el fin de proteger los pocos parques públicos que tiene la ciudad y de no perder las áreas arboladas, tan necesarias en nuestro clima, actualmente se debate en la Asamblea Nacional el proyecto de ley 27, que prohíbe la construcción de estacionamientos subterráneos en los parques públicos.

Si bien es cierto que la ciudad tiene un déficit de espacios destinados al estacionamiento de vehículos, esto se debe a la falta de políticas de previsión en materia de planificación y desarrollo urbano. Este vacío ha permitido los cambios de zonificación a “alta densidad” en áreas en donde ni las calles ni demás infraestructuras fueron diseñadas para soportar tal incremento. Así se afectan las zonas residenciales con la construcción de edificios con pocos estacionamientos para los residentes y visitantes, y edificios comerciales que carecen de estacionamientos para los empleados y clientes, igual que locales comerciales con iguales características. Todo esto permitido por las dependencias encargadas de regular el crecimiento urbano.

En tanto, los filtros biológicos (las áreas verdes que crean una sensación de relajamiento y dan identidad y personalidad a las ciudades) no aumentan con la misma rapidez que la mancha urbana.

Vemos, con estupor, que por el contrario en los pocos parques y plazas que hay en la ciudad, en lugar de que las autoridades hagan mejoras y siembren más árboles frondosos, lo que quieren hacer es utilizarlos para construir estacionamientos subterráneos y locales comerciales, con la excusa de que esto abaratará el costo de parqueo.

¿Debe la población sacrificar las pocas áreas verdes y arboladas y perder aún más su calidad de vida? ¿Debe permitir que se pierda parte de la memoria histórica de la ciudad, cuyos recuerdos, vivencias, zonas arboladas y todo aquello que sentimos, como propio, desaparezca? ¿O, por el contrario, debemos valorarlas, cuidarlas y tratarlas con especial respeto.

Los parques y sus áreas verdes y arborizadas hacen el papel de reguladoras del medio ambiente. Además de contribuir a su depuración, actúan como correctores de ciertos efectos nocivos originados por el urbanismo, causante del efecto de isla de calor urbano.

Sin los árboles, las ciudades se vuelven estériles y la calidad de vida resulta enfermiza. Según la Organización Mundial de la Salud, se requiere un mínimo de nueve metros cuadrados (m2) de espacio verde por persona. La ciudad capital de Panamá, tiene seis m2 por persona; Obarrio tiene menos de dos m2. En cambio, Madrid tiene 14 m2 y Nueva York, 23.1 m2 (Central Park, con más de 300 hectáreas, no tiene estacionamientos soterrados ni siquiera debajo de sus 30 canchas de tenis).

El urbanismo propicia la conducta de sus habitantes. Con más parques arbolados, sobre todo, en un clima tropical como el nuestro que requiere de vegetación frondosa para que absorba el ruido, sirva de hábitat a la flora y fauna, proteja del sol y refresque el ambiente, invitaríamos a los ciudadanos a disfrutar de estas áreas durante una mayor cantidad de horas y a que establezcan vínculos sociales más estrechos.

Es importante saber que los árboles impactan en el estado de ánimo de los habitantes. Un lugar sin vegetación es depresivo. Se ha comprobado que los miembros de las comunidades con amplios parques arbolados no exhiben tanta agresividad, como aquellas en que la gente vive en áreas infecundas.

Existen múltiples ejemplos de lugares en el mundo en los que se ha cometido el error de hacer estacionamientos subterráneos en los parques (con la pérdida de árboles) que quedan convertidos en grandes plazas de cemento, con unas pocas plantas y arbustos en maceteros, que sin el debido cuidado, mueren al poco tiempo.

El progreso no se mide por la cantidad de rascacielos que tenga una ciudad, sino por la calidad de vida de sus habitantes, ¡defendamos la nuestra!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código