FÚTBOL

´Dejemos descansar a la marea roja´: Rolando Aparicio

Cuando ya todo estaba aparentemente definido, la noche da un giro inesperado: cantan los mexicanos y lloran los panameños. El marcador declara el fin temporal de nuestras aspiraciones mundialistas. Un gol toca sentimientos de alegría, de patriotismo, de identidad y pertenencia nacional; un gol puede provocar igualmente tristeza, frustración, disgusto.

Dicen que el actual Papa es aficionado al Club San Lorenzo de Argentina y que el beato Juan Pablo II, además de ser arquero en su juventud, nunca dejó de respaldar al MKS de Polonia. A veces nos preguntamos: ¿cuántos de los fanáticos están conscientes, que los goles, además de emociones, producen también, beneficios económicos millonarios?

¿Cuánto cuesta un gol? Desde hace años, en otras latitudes, el deporte es una industria de diversión. Cientos de empresas, antes y durante las competiciones, aseguran su presencia en los eventos deportivos. Marcas de zapatillas, agua embotellada, bebidas alcohólicas y compañías telefónicas hacen del deporte, un nicho para sus ganancias. No se puede negar que la FIFA es una franquicia, que mueve más recursos, que muchos países del mundo. La FIFA se sostiene gracias a las Federaciones de Fútbol de cada país, las cuales a su vez están intrínsecamente ligadas, a miles de clubes alrededor del mundo. Basta mirar los 20 mil 600 millones de dólares que Brasil está invirtiendo en el mundial 2014. En Panamá, guardando grandes proporciones, la meta de los clubes es lograr lo mismo: ser un negocio rentable. Al final de la última jornada, mientras que para los aficionados significó: “dejar de ir al Mundial”, para las empresas fue “dejar de percibir ingresos”. Y cuando los resultados esperados no se dan, nos hacemos propósitos de invertir, de mejorar y apoyar más al deporte. El problema radica siempre en descifrar a quien es que le corresponde invertir.

Todos queremos aprovechar “las glorias deportivas” sin ayudar a que estas florezcan. El deporte y la sana recreación es necesidad de todos los hombres. No se ha de confundir, con la monotonía enfermiza, de las actividades que se dicen llamar recreativas, pero que en el fondo esclavizan cada vez más. Propiciar que un estadio se convierta en una gran cantina, donde los niños pasan las cervezas a sus padres y donde la vulgaridad está a la orden del día, aleja a la familia de estos centros. La mezcla de recreación y alcohol es nociva. El resultado no varía de pueblo en pueblo: cada pequeña liga de fútbol, es acompañada con venta de cerveza, trifulcas violentas, exceso de ruido y alcohol. Canchas de fútbol en tan mal estado, que es un hecho increíble, que de estos entornos hayan salido algunos de nuestros seleccionados. Por ahora, dejemos descansar a la “marea roja”, guardemos la camiseta limpia de los sin sabores de esta temporada, listos para vestirla, cuando seamos “convocados” una vez más.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código