SOCIEDAD

Delincuencia juvenil, ¿qué hacer?: Domingo Espinosa G.

¿ Qué hacer para solucionar la delincuencia juvenil? “Ahí está el detalle”, dijo Cantinflas. Aunque el Gobierno parece no tener control de este problema social, que se agudizó en los últimos años, otros países del área experimentan una situación similar, sino más grave. Una característica de estas pandillas es que sus miembros por lo general son menores de edad de escasos recursos económicos.

Panamá presenta un panorama contradictorio, pues por un lado se vanagloria de su envidiable crecimiento económico sostenido durante varios lustros, pero las organizaciones nacionales e internacionales reportan que un amplio sector de la población vive en pobreza y extrema pobreza, cifra que ronda el 40%. Todo un adefesio para un país con tanta riqueza a la vista y tan pocos habitantes.

El tema pobreza tiene varias aristas, pero su abordaje se queda corto. El Gobierno adoptó la política de los subsidios para enfrentar el problema. Al parecer, de esta forma desean agradar a los organismos internacionales y hacerles creer que se combate la pobreza.

Para 2015, la Organización de Naciones Unidas verificará el cumplimiento de los ocho objetivos del desarrollo del milenio y, al ritmo que vamos, parece que sacaremos mala calificación, porque no hemos cumplido con ninguno. Panamá es un país con un PIB de cerca del 10%, pero con poco desarrollo. Su talón de Aquiles se refleja en una educación de baja calidad, cuya mejora no despega.

Hace poco leí que en el país hay 200 mil ninis (jóvenes que ni trabajan ni estudian). Ante el alto costo de la vida y la iniquidad reinante, ellos son clientes potenciales para engrosar el ejército de las pandillas. El Estado aún no ha definido una política criminalística y no sabe qué hacer o cómo abordar este fenómeno social que crece a pasos agigantados. Los pocos programas que hay para tratar de contrarrestar este problema son un paleativo, pero no atacan el fondo, más bien se parecen a los del Programa de Ayuda Nacional, que repartía bolsas de comida.

El pandillerismo se deriva del narcotráfico y de la problemática socioeconómica de los menores. Al parecer, la actividad le deja buena renta a ese segmento. Por eso, desoyen la invitación del Gobierno para que se salgan de ese mundo.

Ante el aumento de la criminalidad, voces de la sociedad civil y del Gobierno proponen que las penas de cárcel se aumenten a 30 años. Otros reclaman la condena de muerte para los menores que delinquen, sin embargo, la legislación panameña no la contempla.

Aunque la solución no es fácil, lo más conveniente es hacer hincapié en la aplicación de medidas preventivas, en colaboración con la sociedad y capacitar a estos jóvenes para luego insertarlos en el campo laboral. Debe ser así, porque todos somos responsables de esta situación, en alguna medida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código