RELEXIÓN

Democracia y participación ciudadana: Jorge David Jaén Quintero

Resulta preocupante pensar que una inmensurable cantidad de panameños posee un concepto reduccionista de lo que la democracia implica. A lo largo de nuestra historia patria las cúpulas que han detentado el poder se han asegurado de convencer a la sociedad de una idea que ha terminado profundamente arraigada en el imaginario colectivo: la democracia se reduce al ejercicio quinquenal de elegir a los gobernantes. Falacia que, aunque no lo parezca prima facie, es terriblemente perniciosa, puesto que constituye el principal óbice para la maduración y consolidación democrática.

Esta concepción minimalista del término anula casi por completo la trascendencia que puede llegar a tener la participación ciudadana en las sociedades modernas. A los gobernantes, en especial a aquellos proclives al autoritarismo y al caudillismo, siempre les convendrá dirigir sociedades dóciles, a tener que someterse al escrutinio y vigilancia constante de los ciudadanos. Es por esto que recae sobre esta generación el deber impostergable de acabar, por completo, con esta noción de sociedad apática e indolente (esa que busca por encima de todas las cosas el interés particular en detrimento del bien común), y sustituirla por una abocada a la activa defensa y promoción de los derechos humanos, vigilante frente a los desmanes del poder político, y que bregue incesantemente por el fortalecimiento de las instituciones democráticas.

La ciudadanía debe despertar del letargo en el que la publicidad desaforada, el paternalismo, la corrupción y el clientelismo político la han sumido, y reclamar su legítimo empoderamiento. Exigir la apertura de nuevos espacios de participación que permitan la consulta y fiscalización permanente del manejo de la cosa pública. Contribuir así en la construcción de una democracia inclusiva y plural, en la que los ciudadanos no sean meros espectadores, sino colaboradores activos e incluso actores en la toma de decisiones y –aunque suene distante para nuestra realidad– en el proceso de elaboración de políticas públicas.

Independientemente del sistema político-económico imperante en un determinado Estado, el vertiginoso avance de los medios de comunicación, de las redes sociales y demás dispositivos tecnológicos facilitan el flujo de la información, de la libertad de expresión y de pensamiento, pero sobre todo nos permite en este momento histórico, más que en ningún otro, hacer oír nuestra voz, nuestras demandas y reivindicaciones, como individuos que integramos una colectividad.

Debemos, de cara al próximo torneo electoral, cuestionar e indagar a los candidatos sobre qué cambios proponen, en aras de empoderar al ciudadano, brindándole mecanismos más efectivos de participación. Y, en el caso de que esto no figure en los programas de trabajo, exigirles de forma enérgica que los incluyan. Solo así podremos hacerles entender que el siglo XXI no solo es de la inmediatez de la información y de los grandes cambios sociales, sino el de la ciudadanía consciente que asume su rol como actor político determinante.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código