RETOS DEL PAÍS

Desarrollo humano e integración familiar: Ángelo Chen Guardia

Panamá resplandece de inversiones multimillonarias, ostentando signos de crecimiento económico de dos dígitos, con su Canal ampliándose, desarrollos inmobiliarios, turísticos y mineros sin precedentes y atrayendo a profesionales de todo el mundo; además, el panameño con casi pleno empleo tiene acceso amplio al dinero, características que ubican al país en la posición número 60 de un total de 182 en lo que a índice de desarrollo humano se refiere. Pero no todo es color de rosa; otra vista muestra un escenario desbordante de males endémicos: gente protestando todos los días por falta de agua potable; transeúntes y vehículos “navegando” sobre sargazos de heces humanas; montañas de basura en las que la proliferación de roedores, cucarachas y gusanos es un caldo de cultivo propicio para la irrupción de epidemias; paradas atestadas de pasajeros esperando horas para llegar y regresar; agricultores sin esperanza; hampa organizando ejércitos de pandilleros al servicio del narcotráfico; educación de baja calidad; desintegración familiar que supera cada año el número de hijos nacidos sin hogares formales (80% en 2012).

Esto responde a que el orden de prioridades establecido en las agendas gubernamentales está invertido; este más bien es cómplice de exabruptos en un país en el que abundan los recursos disponibles –propios y prestados– para crear infraestructuras básicas y resolver las demandas ciudadanas; pero hace mucho tiempo se escapó cualquier posibilidad de concertar capacidades, actitudes y conductas apropiadas para lograr esos propósitos en el orden adecuado. El panameño reclama la solución a sus problemas en materia de transporte con carreteras, Metro y corredores, y de la salud con profesionales calificados, hospitales y equipamiento. Pero no se puede ir por delante de lo elemental, el agua potable, ni de los alcantarillados o de la higiene de las ciudades. Construir escuelas dotadas de computadoras, planes de estudios de vanguardia y transformación curricular son componentes de una educación competitiva; las bases aeronavales, radares y lanchas rápidas mejoran la lucha contra el narcotráfico. Pero gobernar, educar y enfrentar el hampa serán tareas precarias sin la percepción de que la desintegración familiar es el sustrato más fértil para el desarrollo de la corrupción. Este es, en esencia, el mayor freno para el funcionamiento de una sociedad madura, consciente y organizada, que distribuye las responsabilidades institucionales, y es imprescindible para cogobernar con un poder centralizado sin excesos ni mezquindades, entendiéndose que al final todos los ciudadanos, en función de gobierno o no, constituyen el más fiel reflejo de la sociedad.

Ahora que se viven tiempos de elecciones, los viejos políticos enquistados se aferran para no ser desbancados por los noveles con sus consignas de derribar a los que ya “gozaron bastante”. En el Gobierno y la oposición predominan los planteamientos huérfanos de contenido, con desconocimiento total de conceptos, sin estilo ni elegancia, con emociones descontroladas y lenguaje chabacano y vulgar en el que solo trasluce su apetito por las mieles del poder. El desarrollo humano integral exige la abolición del populismo, padre de esa aberración llamada clientelismo, que entroniza la dependencia, la estrechez de horizontes y anula la voluntad de cambiar las condiciones de vida, constituyendo un fuerte tentáculo de la corrupción que amenaza con arrasar los cimientos de la cultura panameña.

Los ciudadanos deben vigilarse entre sí para que prevalezcan los intereses del grupo, no los del individuo, sentenció Tomas Moro. Nadie puede negar que los niveles de corrupción pública y privada descendieron significativamente cuando Rubén Darío Carles controló las finanzas del Estado. Panamá cuenta con un grupo de héroes modernos de similar consistencia, que piden su oportunidad y, en su momento, luego de auscultarlos, hay que otorgársela, por la supervivencia de la República. Un programa de integración familiar al más alto nivel, como un juramento (no propuesta de campaña), tiene que ser la bandera del mejor equipo que aspire a emerger triunfalmente en mayo de 2014. El rescate del núcleo de la sociedad, la familia, con todos los recursos requeridos, conformará el arma más poderosa para desmantelar el sistema de corrupción generalizada desde la raíz. Vigor, paciencia, inteligencia y voluntad serán necesarios para conciliar ese complejo humano involucrado. Gobierno, Iglesia, empresarios, obreros, profesionales, educadores, estudiantes, agricultores, medios de comunicación, sin dejar a nadie por fuera, todos sentirán el compromiso y la necesidad de forjar un país libre, próspero y seguro, del que pueda ostentarse un orgullo estimulante, inocuo y conciliador, así la lucha no será contra molinos de viento como hoy.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

INVESTIGACIONES El magnate fundador de Apotex y su esposa murieron estrangulados

Aparentemente no hay señales de que las muertes hayan sido premeditadas o de que los Sherman sufrieran de depresión.
AFP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código