CRISIS INSTITUCIONAL

Desbarajuste, realidad y verdad: Jorge Luis Macías Fonseca

El país pareciera estar sumido en una crisis institucional en todas las órdenes, lo que evidencia una situación de alta conflictividad social que mantiene en una situación de incertidumbre a los nacionales panameños.

Quizás la propia crisis ha sido generada desde adentro por acciones que no han sido debidamente calculadas, las que han tenido un efecto destructor en la imagen del primer magistrado de la nación.

No hay espacio alguno que quede vacío ante asuntos que aparecen y que demuestran que la acción de gobernar con tino, prudencia y objetivos claros pudiera estar ausente, por lo que es necesario cuanto antes el replanteo del equipo de hombres que tienen hoy la responsabilidad de ejercer la dirección política del Estado panameño.

Y es que todo proyecto político, aparte de su fundamentación de principios, conceptos y filosofía, tiene la necesidad de ser implementado por los hombres, quienes tienen la responsabilidad de darle el contenido en la práctica.

Ahora bien, no es tarea fácil lograr la correspondencia entre la formulación teoría y la realización práctica. Cuando no logran la articulación debida, lo que queda es la improvisación y consecuentemente galimatías y desconciertos.

Las poblaciones que depositan sus voluntades en hombres y mujeres, para que los representen en el gobierno, aspiran a que les sea revertida con resultados positivos esa cesión. Si bien los desean en sentido individual, mayormente lo esperan en el sentido colectivo.

Luego, son los depositarios de las voluntades quienes asumen la responsabilidad de hacer buena las esperanzas de los depositantes. Y estos de manera sensata deben hacer que se logren los objetivos planteados.

En otro orden de ideas, es claro que el Gobierno, en cualquier lugar del mundo, lo es de todos los nacionales. Así, el éxito del mismo en gran medida también lo es de la población en su conjunto. En sentido inverso ocurre igualmente lo mismo.

Desde luego, en todo contexto social hay enfoques ideológicos y políticos que responden a posiciones de clases. Allí hay un interesante aspecto que no debe descuidarse. Son las divergencias las que permiten el permanente debate social sobre los asuntos del Estado. Pero una polémica reflexiva y madura. No chabacana y sesgada con claras motivaciones politiqueras en donde lo malo es malo y lo bueno también es malo. El reconocimiento de las obras buenas de los hombres es una virtud. La crítica juiciosa, también la es. A fin de cuentas, si el país va por derroteros no correctos es conveniente que todos aportemos para crear una hoja de ruta que conduzca al éxito. Precisamente los hombres son grandes cuando son capaces de serlo, y mucho más cuando nos empinamos por encima de las adversidades para ver con mucha claridad el futuro.

Es cierto que se advierte un bajón en el Gobierno, pero de la misma manera hay que registrar con hidalguía que se han hecho obras buenas.

En fin, las tareas de los hombres no son absolutamente puras. Dijo Bernard Shaw: “La perfección irrita a los dioses”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código