SOCIEDAD

Desconfianza: Miguel A. Boloboski Ferreira

Todo se reduce a una cuestión de confianza. Nadie confía. La desconfianza se apoderó del mundo, y en especial de mi país. “La palabra” ya no se entrega, pues no hay quien quiera aceptarla como garantía de lo que sea. El melodrama de Wikileaks profundizó la crisis y contaminó al mundo entero.

Como sociedad extraviamos el concepto que establece que una sana convivencia gira en torno a la confianza o desconfianza que profesemos los unos para con los otros. Sin ella estamos fregados, puesto que a falta de ese activo intangible, no existe posibilidad alguna para el logro de nuestros propósitos y objetivos, cualesquiera que éstos sean.

Una sociedad en donde prime la desconfianza por sobre cualquier otro valor es una sociedad en permanente conflicto. Es la confianza poderosa energía que se apoya en la fe y la esperanza proporcionando por sobre todo optimismo y fortaleza. La duda, por el contrario, reprime, dificulta el raciocinio, y nos lleva a la inacción por el solo hecho de la sospecha.

De haber instituciones “probas” y dedicadas, proyectos como las reformas al Código Minero tendrían menos oposición, depositando los ciudadanos neófitos en la materia toda nuestra confianza en el buen juicio de las instituciones que nos gobiernan.

Cuando los componentes de una sociedad desconfían de sus instituciones y piensan que la justicia no es justa y que además perciben que los políticos se preocupan más de sus intereses particulares y de partido y no del bienestar general; la democracia se encuentra al borde (elija usted el complemento de la frase).

La confianza se gana de a poco, pero se pierde con rapidez, y cuando se ha roto es difícil de restablecer. Confianza implica reciprocidad. El pueblo la entregó a través del voto esperando no ser defraudado. Cuando se establece una relación de mutua confianza se está firmando un pacto y quien lo incumple hace fraude y la estafa es especialmente grave cuando se abusa de la confianza dada. Son muchos los factores que influyen para que este valor se diluya; la impunidad, el incumplimiento político institucionalizado en los poderes del Estado, la publicidad que hacen los medios de comunicación a los delincuentes, el debilitamiento de la formación cívica en el sistema educativo, el incumplimiento de compromisos en los miembros de la familia con muchos hogares separados, por mencionar algunos.

Confiar en las instituciones implica cerrar los ojos y dejarnos llevar. Empero la confianza se construye desde afuera hacia adentro, de ellos hacia nosotros, con acciones que de a poco llenen el vaso.

“La confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas las preguntas”. Earl Gray Stevens.

Reconstruir es siempre una opción.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código