CONVIVENCIA

Desmitificando al enemigo: Lesbia González

Nuestra cultura insiste en llamar enemigos a quienes nos adversan en las cosas en que sentimos que tenemos razón o son “nuestra verdad”. Después de muchos estudios en la psiquis humana y por la experiencia diaria, concluyo que no hay tales enemigos, es nuestra mente quien los crea. Yo diría que debemos darles gracias por existir y mandarles tarjetas de felicitaciones, porque luchamos más cuando se nos oponen. Este es un rasgo característico desde los primeros homínidos, por eso, la competencia forma parte de nuestro ADN, y sin este rasgo la humanidad no estaría aquí, hubiese desaparecido, ni más ni menos.

El problema de competir por competir, es un absurdo. Algo así como tengo el mejor carro, mejores músculos, soy más linda, más grande, más fuerte, más… más…¿para qué sirve esto? Tales comparaciones no llevan al mejor desarrollo humano. Las notas escolares son alienantes, destruyen la creatividad y nos incapacitan para ser personas progresistas o creadoras de nuevas formas de vida. En cambio, nos hace repetidores, conformes, incapaces del pensamiento crítico y reflexivo y poco creativos; gente que acepta los roles que impone la sociedad (pobres-ricos, mujeres-hombres, razas, gentilicios y fronteras) con las consiguientes confrontaciones que crean guerras, hambre, desigualdades, miedos y falta de progreso humano, a pesar de que este es posible, porque la humanidad ha creado mejores fuentes de energía, medicinas y tratamientos, a los que solo tiene acceso una parte de la población, una minoría.

De qué sirve ese noble progreso si no permea a la humanidad y nos vemos envueltos en odios absurdos (religión, economía, raza, sexo, etc.) y hasta nos enfrentamos a nuestros vecinos, compañeros de salón o al equipo deportivo contrario; si carecemos de la sana competencia que nos ayuda a ser mejores en lugar de separarnos y destruirnos. Una humanidad en franco progreso anima al que genera el mejor producto para ahorrar energía y lo intercambia por otros inventos que hagan la vida mejor. Por ejemplo, trasplantes con órganos creados en tercera dimensión, pero que lleguen a todos, no solo a quienes pueden pagarlo.

Enemigos es una palabra grande, pero en el fondo es simple, necesitamos a los opositores. Me atrevo a pedirles que hagan sus críticas, siempre de frente y que gane el mejor, porque el aporte de ambas partes genera el progreso de la humanidad, tal como lo hicieron los inventores Thomas Edison y Nikola Tesla.

A mis enemigos, los quiero y respeto, y les deseo lo mejor del mundo, para que aportemos a su luz y progreso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código