EL CÓMO Y EL POR QUÉ

Educación, eslabón hacia civilización: Xavier Sáez-Llorens

Las opiniones recientes del Dr. Pichel (Entre Somalia y Finlandia) y de la Dra. Britton (Knockout) fueron muy atinadas. La educación es el eslabón faltante para que Panamá pueda aproximarse a la civilización. Pobreza, ignorancia, superstición, falta de civismo, intolerancia, discriminación, mediocridad política, incompetencia periodística, juega vivo y corrupción no pueden ser vencidos con crecimiento económico, imagen turística o subsidios paternalistas. Urge aprovechar estos momentos de bonanza para intentar que la alforja académica del país sea tan nutrida como su riqueza monetaria. De no hacerlo, caeremos en picada cuando aparezcan los tiempos de recesión que invariablemente golpean, incluso a regiones industrializadas. Las lamentaciones posteriores serán estériles. Nuestros descendientes pagarán caro los errores cometidos por esta generación. Ciencia, ética y cultura son los pilares educativos básicos que necesitamos robustecer con prontitud. Para lograrlo, se necesita un líder ministerial inteligente, reflexivo y erudito. Honestidad y laboriosidad no son, por sí solas, cualidades suficientes.

La ciencia es vital para desarrollar el pensamiento crítico. El estudiante tiene que ser formado en un marco de sano escepticismo para que no se convierta en un ente sumiso a ideas ajenas y pueda generar destrezas intelectuales para confrontar dogmas e imposiciones. Los docentes deben cambiar la tradicional enseñanza del qué y cuándo pensar por el cómo y el por qué. Debemos estimular a los alumnos en el método de la indagación, enfatizando la importancia de la práctica y la experimentación para fijar mejor el aprendizaje y alentar su curiosidad. Hay que valerse de las herramientas pedagógicas contemporáneas para sacar ventaja de los avances tecnológicos que han acontecido, a ritmo desenfrenado, durante las últimas décadas. Un adecuado adiestramiento científico a la juventud nos hará libres e independientes de mandatos externos.

La ética es primordial para fortalecer valores que propicien la convivencia armónica de la sociedad. El estudiante debe ser capaz de distinguir lo beneficioso de lo pernicioso, lo justo de lo injusto, lo delictivo de lo legítimo, lo moral de lo inmoral y poder así tomar decisiones frente a situaciones polémicas que ameriten cavilación. Debemos exponerlos a casos de la vida real que ilustren dilemas multiculturales en los que se diriman diferentes perspectivas, con el fin de promover la reflexión y la comprensión de las tensiones que surgen al aplicar esquemas de pensamiento único. El alumno debe forjar una estructura de razonamiento que le permita dialogar desde su propia argumentación ética con otros que puedan pensar de forma muy disímil. Hay que inculcar el concepto de otredad, enfatizando el “ponerse en el pellejo ajeno” antes de proceder con acciones que afecten intereses de terceros. Tenemos que inducir tolerancia a la pluralidad y fructífero debate sobre desacuerdos, aunque se hieran hermetismos mentales heredados. Los educandos deben estar completamente informados sobre cualquier tópico que genere riesgos a proyectos personales o colectivos.

La ética ha estado ausente en nuestro sistema educativo. Dos ejemplos claros. La educación sexual es todavía asignatura pendiente. Las adversas consecuencias de esta miopía doctrinaria se ven diariamente en los hospitales: incremento del VIH en jóvenes, sífilis en gestantes y neonatos, embarazos en adolescentes, etc. El significado de corrupción tampoco parece haber calado. La prueba es que, en edad adulta, los políticos criollos no entienden el alcance del término y piensan que se puede hacer todo lo que no esté tipificado como ilegal. Nociones como conflictos de interés, uso de información privilegiada, tráfico de influencias o promoción de clientelismos no son comprendidos como comportamientos incorrectos. La cultura es esencial para fabricar individuos con visión ecuménica. Las actividades cívicas y artísticas son trascendentes para la integridad del alumno. La expresión cultural, en cualquiera de sus vertientes, ayuda a que los niños perciban el mundo desde lo estético y encuentren un canal distinto para comunicar sus inquietudes más íntimas. Nuestro modelo didáctico está preponderantemente orientado para los fines pragmáticos de preparar mano de obra especializada que sea insertada rápidamente en el mercado laboral. Los egresados, empero, salen incultos, saturados de prejuicios, duchos en el “copie y pegue”, sin habilidad dialéctica, repitiendo frases hechas, con precariedad gramatical e inseguridad emocional. Fomentar deporte, música, pintura, escritura, teatro, lectura o folclor no solo contribuye a que las personas adquieran dimensión global sino también respeto y apego por lo nacional. No puedo ocultar, por tanto, mi enfado con la idea ministerial de exigir desfilar a los colegios, alegando asociación entre marcha y patriotismo. Esta vinculación solo puede ser concebida por mentalidades tercermundistas. Conviene recordar, primero, que todo lo impuesto termina por ser despreciado. Los desfiles escolares, además, no nacieron como iniciativas educativas, sino como estrategias de emulación y veneración a exhibiciones nacionalistas de poderío militar. El verdadero amor a la Patria se gestiona cantando el himno, organizando jornadas culturales que resalten lo nuestro periódicamente, compitiendo en torneos internacionales, cuidando lo ecológico, demostrando civismo y repudiando la corrupción. Nos toca rehabilitar. @xsaezll

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

PANAMÁ Y SU GENTE El mercado de las carretillas

El Mercado de Abastos está ubicado en la vía Omar Torrijos, en el corregimiento de Ancón, justo al lado de la sede del Tribunal Electoral. Gabriel Rodríguez
Luis García /Álvaro Reyes - LP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código