PERFIL DEL CAPITAL HUMANO

Educación, ¿paliativos o soluciones?: Rufino Fernández

Los políticos panameños han utilizado un argumento que, por ser una verdad de acuño, inconscientemente ha aceptado la sociedad civil. Con este argumento suelen hacer críticas feroces sobre la calidad y pertinencia de nuestra educación. No obstante, a la postre –demostrando una ignorancia supina del problema– terminan prometiendo la construcción de un idílico sistema educativo de primer mundo, cuando lo que en realidad requerimos es que este guarde correspondencia con las realidades económicas, políticas, sociales y culturales de nuestro crecimiento y desarrollo humano, que a su vez existen dentro de un entorno globalizado, bien definido y altamente competitivo.

En esas condiciones, construir un aparato educativo moderno, eficiente, eficaz, pertinente y legítimo, exige como condición sine qua non que los actores sociales –gobierno, políticos, fuerzas productivas y sociedad civil– determinen, en principio, el perfil del capital humano que necesitaremos a corto, mediano y largo plazo. Dicho de otra manera, tenemos que definir con claridad, de qué manera se formarán los recursos humanos en sus variopintos niveles, y qué tipo de formación académica deben tener sus egresados.

Esa reflexión que debiera concretarse en un acuerdo nacional que se insertará en un plan de desarrollo nacional, lamentablemente nunca se ha producido. Y no existe el menor indicio de que vaya a materializarse en un futuro cercano.

Eso explica, por ejemplo, las propuestas educativas del actual gobierno, algunas de ellas de cierta importancia, pero que en general son solo paliativos que, al no formar parte de un todo orgánico, carecen de la capacidad de satisfacer las demandas de la sociedad nacional en materia de educación pública.

Paralelamente a la idea de lo que queramos, y para qué, de un sistema educativo, se hace necesario, como parte de una agenda de Estado, el fortalecimiento del gasto en educación, que actualmente no supera el 3% del PIB. Pero ello debe incluir la prioridad de sus componentes. Porque mientras se mantenga la relación actual de 90% para salarios y 10% para infraestructura y tecnología educativa, ningún incremento presupuestario impactará positivamente la calidad de la educación. Esta decisión es extremadamente sensitiva. Por ello, tanto las autoridades nacionales como la sociedad civil, tarde o temprano tendrán que hacerle frente a lo que ahora prefieren ignorar.

El accionar nacional del aparato, debe superar la secular deformación que, históricamente, ha sido una de las causas de su ineficiencia e ineficacia: una fragmentación extrema que lleva a que sus niveles primario, medio y superior, funcionen como compartimentos estancos desvinculados entre sí, y no como un sistema. Si esta grave hipertrofia no es eliminada, aunque se materialicen las decisiones comentadas, mejorar la calidad de la educación en Panamá seguirá siendo un ideal inalcanzable.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código