EL PUEBLO HABLÓ

´No es no´: Enrique Jaramillo Levi

No se pide perdón cuando no se tiene la convicción íntima, profunda, de haber errado el camino de manera lamentable, afectando gravemente a muchos otros por asumir, como un hecho inexpugnable, su permanente indefensión o su ignorancia, subestimando su dignidad, ofendiéndolos.

No se disculpa quien tiene una visión distinta del país a la de la inmensa mayoría de la población, incluyendo a la de muchos de los propios copartidarios y aliados. Una visión omnívora, inconsulta, parcializada en detrimento de las grandes mayorías.

No cree haber hecho nada malo –ni manipulación ni inequidad en los resultados– quien al dictarse leyes que de raíz gozan de antipatía generalizada y firme oposición, es incapaz de separar el bienestar de la patria del beneficio de unos pocos. Y es que todavía no se entiende que Panamá no está a la venta en este galimatías inducido de crecientes depredaciones que ocurren a todos los niveles. Ni se toma en serio que hay, cada día que pasa, más gente decidida a impedirlo.

Una vez y otra y luego otra, y otra más, se imponen criterios a la brava, sin prever las reacciones a corto plazo; sin importar las consecuencias. Es decir, mediante cálculos pésimamente pensados. Y la fuerza pública, llamada a reprimir las protestas, militarizada al máximo, cuando las cosas se le salen de las manos se torna nuevamente odiada en este país. Por lo que, peligrosamente, se acerca esa actitud, ya epidérmica, que la gente sentía en los infaustos tiempos del dictador, quien hoy, recluido en buena hora en la cárcel, tampoco pide perdón por sus múltiples fechorías y sigue fingiendo no ser culpable de nada.

Los abusos fincados en una prepotencia y en una agresividad innatas demostradas por los policías en diversas circunstancias no tiene justificación; y por supuesto, no es obra simplemente de la imaginación de la ciudadanía. Es la consecuencia de la sobreprotección que se les da desde las más altas esferas. Ustedes nos protegen y yo cuido de ustedes.

¿Hasta cuándo va a entender el régimen que lo que hace de bueno con las manos, estúpidamente lo está destruyendo a patadas? Sobreprecios, licitaciones que no lo son, nepotismo manifiesto, tramposas leyes hechas a la medida, impunidad ante violaciones obvias de normas y procedimientos, una institucionalidad cuyas crecientes lacras empiezan a apestar, un sistema jurídico servil y endémicamente colapsado, blindajes legales ideados para proteger precisamente el nefasto conjunto de la ilegalidad... ¿Este es el país que queremos?

Todo lo anterior ha conducido a la ciudadanía a una desconfianza total. Se cae de su peso que no se cree en nada ni en nadie. Porque tantas mentiras y tantas promesas dichas de dientes para afuera en el Panamá actual implosionan en el ánimo de quienes, habiendo votado por el CD, nos sentimos profundamente defraudados.

Pero, acaso lo que a estas alturas más revienta a la gente, lo que cada vez se vuelve más insoportable, sea que simplemente no se entienda, de una vez por todas, antes de que sea demasiado tarde, que ante la imposición de tramas abiertas o fraguadas tras bastidores por mezquinas voluntades repetidamente inconsultas, tanto en el reciente caso de Colón como en los patinazos sociales anteriores en los que se ha tenido que recular, el país ha dicho y seguirá diciendo: “No es no”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código