SECTOR PÚBLICO

Estabilidad y espacios políticos: Máximo Gómez Ramos

La mayor aspiración del cuerpo laboral del sector gubernamental es la tan prometida e incumplida estabilidad, que no es otra cosa que permanecer en los cargos públicos teniendo como únicos fundamentos demostrar eficiencia, lealtad y moralidad en el ejercicio de las funciones asignadas. Entendiéndose por “lealtad” el apego a las normas legales vigentes.

He tenido el privilegio –desde 1984– de trabajar muy de cerca en todo lo relacionado con la Ley de Carrera Administrativa, instrumento jurídico que regula la relación laboral funcionario–Estado, cuya razón de ser es establecer criterios científicos para que el recurso humano estatal goce de estabilidad en sus posiciones al margen de los avatares políticos.

En Panamá han cristalizado dos esfuerzos para contar con leyes de carrera administrativa, que fueron abortados, después de estar en ejercicio pleno, en 1969 y en el año 2009. Acciones estas que trajeron como consecuencia lógica la incertidumbre y, por ende, un bajón en la productividad del aparato gubernamental, amén de los perjuicios económicos que tan mala práctica acarrea a la empresa privada.

Ahora asume las riendas del Estado un nuevo gobierno y vuelve a pender sobre nuestras cabezas la “espada de Damocles” –léase espacios políticos–, lo que, sin entrar en consideraciones ético-administrativas, es una realidad insoslayable.

Teniendo como marco referencial lo antes expuesto y, reitero, sin entrar en aspectos ético-administrativos, presento a la consideración del gobierno, en particular, y del pueblo, una propuesta que tiene como objetivos:

1. Que el país cuente con trabajadores eficientes, incentivados y con estabilidad, que brinden un servicio de excelencia y den continuidad a los planes, programas y proyectos de distintas administraciones.

2. Que los políticos tengan la oportunidad de brindar respuestas de trabajo a sus correligionarios, sin afectar la estabilidad de los servidores estatales.

En concreto, sugiero los siguientes puntos:

1. Que la planilla estatal cuente con un sinnúmero de posiciones dentro de la categoría de eventuales, servicios especiales, profesionales, interinos, temporales, por obra determinada, etc.

2. Que dichos cargos –reitero eventuales– sean el llamado “espacio político”, dando libertad al gobierno de turno para que nombre a sus correligionarios y les asigne el salario que considere conveniente. Lo anterior bajo el entendimiento de que tales funcionarios se regirán por las normas reglamentarias existentes, pero solo estarán en el servicio público por el quinquenio de duración del gobierno que los nombró.

3. Que los empleados permanentes sean incorporados –atendiendo a las normas y procedimientos correspondientes– al régimen de Carrera Administrativa y se establezca para ellos una escala salarial moderna, con estabilidad en sus funciones y una remuneración digna. La propuesta está en la mesa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código