COSTO BENEFICIO

Etanol de Brasil, no de Panamá: Ángelo Chen Guardia

A propósito del etanol, los “socios” lograron con gran sigilo la furtiva y silenciosa ley que hoy, dos años después de oficializarse, sus heraldos de la Secretaría de Energía anuncian con sonoras trompetas a la faz del país sus mágicas virtudes, que sí las tiene y nadie en el mundo lo discute. Los daños a infligir vienen por su absurdo precio $4.62 por galón. Es el etanol más caro de América, sin justificación alguna, porque ese precio dista kilómetros de su costo.

Brasil, el pionero y líder indiscutible en fabricar etanol de caña de azúcar con 8.3 millones de hectáreas cultivadas (48% para ese fin), produce un litro con $0.22, es decir, $0.83 por galón y se cotiza a $0.33 el litro o sea $1.25 el galón (24 de agosto de 2013), con una diferencia de $3.37 el galón del precio de Panamá.

Estados Unidos obtiene su etanol de maíz, principalmente, a un costo de $0.30 litro o $1.14 el galón, costo al que hay que sumar $0.91 de subvención al agricultor por cada quintal de maíz destinado a etanol ($0.18 el galón) y también grava un arancel de $0.54 por cada galón importado. Con todos esos costos, el etanol lo venden a $2.80 por galón, una diferencia de $1.82, comparado con el precio de Panamá.

Según los fabricantes, en Panamá tienen alrededor de 4 mil hectáreas de caña sembradas, de la que aseguran obtener 38 millones de litros, lo que sugiere el empleo de una tecnología, tanto en el campo como en la industria, muy eficiente. Se trata de tecnología colombiana, considerada entre las primeras del mundo. No existe la mínima duda de que el costo por litro es inferior al de Estados Unidos, de modo que pueda permitirse usar el mismo costo de $0.30 por litro, $1.14 galón, para tener una idea del negocio entre manos. La diferencia entre el costo ($0.30 por litro) y precio de venta ($1.22 por litro o $4.62 por galón), indicaría la magnitud de las ganancias brutas millonarias en este primer ejercicio, que se duplicarán el próximo año cuando la mezcla contenga 10% del biocombustible y se comercialicen casi 80 millones de litros.

Así, tranquilamente, esperan los acontecimientos sin una pizca de compasión ni remordimiento de conciencia. Sin embargo, según los ganadores, “ahora le toca al pueblo”. Su oráculo insiste en colocar la ciega codicia sobre el cruel error político, confiando en que el panameño, en su Getsemaní, no se apartará el cáliz que le imponen sus verdugos y serán perdonados con el voto en mayo próximo. Imponer a todos, por la fuerza, que soporten la pesada cruz de su negociado, habla de insaciables apetitos y de una criminal crueldad humana, a la sombra de un Gobierno cómplice que irrespeta y ofende la dignidad y la inteligencia de todo un noble pueblo. No se puede aceptar tanto abuso, ya pasaron los tiempos de la patria boba.

Proveer de etanol al país es un compromiso que siempre exigirá más tierras, reservadas para producir alimentos, y no son muchas las áreas cultivables. Se protegerá más la naturaleza de Panamá, aceptando el interés manifiesto de Brasil de instalar aquí un centro de distribución para Centroamérica y el Caribe de etanol, lo que significaría producto más barato, seguridad de suministro y trabajos mejor remunerados que los de macheteros que ofrece la actividad.

El elevado octanaje del etanol (hasta 130) superior a la gasolina, confiere mayor potencia al motor y, de hecho, mejora su funcionamiento. El gran enemigo del biocombustible es su exorbitante precio. El vehículo siempre consumirá mayores cantidades de la mezcla, incremento que oscila entre 15% y 30%, dependiendo del contenido de etanol, de las condiciones del auto y de su conductor. El mayor consumo se deriva de su menor valor energético, elevada volatilidad y mayor octanaje que aumenta la potencia, provocando que el motor exija más mezcla. Siendo hoy $4.12 el precio del galón de mezcla 95% gasolina más 5% etanol ($1.089/litro), y si se considera solo un incremento de 15%, un conductor que iba y regresaba con un galón de gasolina, ahora tiene que comprar 1.15 galón de la mezcla y gastar $4.74 en lugar de $4.12 , es decir, $0.62 adicionales por día. Su gasto aumenta si vive en Tocumen, Arraiján o La Chorrera. Un taxista que en 12 horas de trabajo empleaba cinco galones de gasolina tendrá que comprar 7.5 galones de la mezcla y pagar $30.90 en lugar de $20.60, o sea, $10.30 más. Otro ejemplo documentado de un Mazda 3, del año 2005, en el recorrido Panamá-Santiago-Panamá (7 y 8 de septiembre) gastó 10 galones de la mezcla cuando antes gastaba 8 galones, aumentando 25% el consumo y $8.75 el gasto.

Los reclamos menores de los automovilistas serán por filtros tupidos y por algún “valvuleo” transitorio, lo importante será el mayor gasto por el elevado precio del etanol, situación que podría mejorar si el biocombustible llegara de Brasil.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código