COMPORTAMIENTO HUMANO

Ética y filosofía de vida: Xavier Sáez-Llorens

Ningún valor es tan importante como la ética. A mayor fortaleza ética, más autenticidad conductual. El concepto de otredad es vital para robustecer principios éticos y exhibir coherencia entre palabras emitidas y hechos consumados. “Ponerse en el pellejo del otro” es fundamental para entender los pensamientos o comportamientos ajenos y mostrar tolerancia ante disidencias o proyectos diferentes de vida. Hace poco, en un debate televisivo, salvo pinceladas puntuales, se emitieron comentarios un tanto pueriles sobre ética y moral. Resulta evidente que nuestras aulas escolares deben profundizar más en enseñar filosofía. No hay que confundir ética con moral, algo común en mentes superfluas. Tampoco hay que equiparar ética y religión, algo habitual en mentes dogmáticas.

El término moral significa costumbre y ha sido tradicionalmente utilizado para discernir entre “el bien y el mal”, diferenciación que denota extraordinaria insipidez intelectual. La moral de una sociedad es el conjunto de costumbres que proporcionan un marco regulativo a la colectividad. La moralidad varía en tiempo y lugar. En épocas pretéritas, la poligamia, el sistema patriarcal y el sacrificio de seres vivos para venerar a deidades eran cualidades bien vistas. Algunas etnias eliminaban a niños malformados como parte de ritos culturales, eventos considerados aceptables. Siempre me ha causado hilaridad escuchar a adultos mayores argumentar que la juventud actual anda descarriada. Cada generación se ajusta a su modernidad, no es ni mejor ni peor, es sencillamente diferente. La moral surge por la imposición de un cierto grupo social frente a otro, que valiéndose de una posición de fuerza política o religiosa, fija sus valores a los demás. Así, el “buen hombre” sigue las directrices establecidas sin cuestionarlas y se doblega a los mandatos absolutos de gobiernos o templos. El individuo moral es un ente adoctrinado que reprime su capacidad de cuestionamiento y libre deliberación, permitiendo que su mente sea secuestrada por influjos externos.

Religión y ética son también nociones distantes. Como apunta Savater: “la ética se distingue de la religión en su objetivo (la primera quiere una vida mejor y la segunda algo mejor que la vida) y en su método (la primera se basa en la razón y la experiencia, la segunda en la revelación y la fe). La ética es cosa de todos, la religión solo de adeptos. Los creyentes tienen intereses éticos, pero no toda persona con intereses éticos tiene creencias religiosas. La ética y la religión sirven para ejemplificar la diferencia entre principios racionales que todos podemos comprender, compartir y debatir frente a doctrinas respetables, pero cuyo misterio indemostrable no todos aceptan como válido”. Yo agrego, el fin último de la ética es el ser humano, el de la religión es el dogma. La religión critica el aborto, pero desaprueba la anticoncepción; rechaza el maltrato a la mujer, pero prohíbe el divorcio; quiere un mundo sin sida, pero condena el uso del condón.

La ética es la rama de la filosofía que estudia la moral desde una perspectiva humana. La ética acontece cuando la persona ejerce la capacidad de pensar, de detenerse antes de actuar y de preguntarse el porqué debe seguir una determinada regla. Esta mediación reflexiva entre el individuo y la norma, en la que se utiliza el pensamiento crítico, da origen a la ética. La ética implica cavilación y valentía para polemizar. La moral exige cumplimiento, la ética exige cuestionamiento. Si se quiere ser ético, es necesario estar dispuesto ocasionalmente a ser inmoral. La moral requiere seguidores sumisos, la ética necesita individuos libres. La libertad es la bencina de la ética, la obediencia es la esencia de la moral.

Numerosas profesiones u oficios se jactan de tener códigos deontológicos para orientar la conducta de sus miembros pero, tristemente, pocos los cumplen. Hay una ética empresarial que dicta las buenas prácticas que se deben seguir para evitar corrupción y demostrar que no todo vale para generar capital. No obstante, un informe reciente de Transparencia Internacional reveló una gran cantidad de sobornos de empresas a nivel mundial. Existe una ética periodística que alinea la conciencia de los comunicadores, basándose en preceptos de responsabilidad social, veracidad informativa y honestidad mental. En el escenario cotidiano, sin embargo, abundan reporteros coimeros, calumniadores, chismosos e incitadores de pánico colectivo. En salud, la ética médica nos ordena respetar ideas de beneficencia, autonomía, equidad, solidaridad y no maleficencia. Desafortunadamente, un número no despreciable de galenos incumple horarios laborales, trata despectivamente a pacientes humildes y propicia huelgas con preocupante asiduidad.

¿Hay ética en política? El político, en su mayoría, es probablemente el individuo más hipócrita que existe. Solo finge moralidad para ganar votos y posee una ética de bolsillo. Su bolsillo...

Twitter @xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código