DESHUMANIZACIÓN

Exijo mis derechos... ¿pero cumplo mis deberes?: Olga Alicia Macías Pineda

En estos días hay tantos gremios solicitando lo que ellos consideran son sus legítimos derechos, porque se los han ganado y se los merecen, mas a ninguno he escuchado acompañar esos reclamos con la promesa inquebrantable de un mayor compromiso con la gente a la que sirven, con una mayor entrega y profesionalismo, más humanidad, un manifiesto de fidelidad al usuario y a la institución que los contrata. Solo dice: “denme, que me merezco”, pero nunca dice: “tengan, que estoy obligado”.

¿Será que en ese cálculo de las mejoras salariales se evalúan parámetros como la productividad, el análisis de resultados, la evaluación de desempeño, la satisfacción del usuario? Considerar solo cuántos estudiantes hay en el aula o cuántos pacientes se atienden –en lo que parece ser una carrera contrarreloj– sin medir el cumplimiento de metas y objetivos para los aumentos, no pareciera ser lo más equilibrado.

¿Qué tanto se siente apoyado, reconfortado, comprendido, bien atendido o medianamente, al menos, el paciente en las instituciones médicas? Al respecto, una conocida me comentó que en medio de una cita con un médico, este conversaba con sus colegas acerca de sus vacaciones mientras la atendía, y que luego él no recordaba siquiera qué procedimiento le había hecho. Así como este médico hay enfermeras que con displicencia dan instrucciones generales a los pacientes, o está la asistente que los despierta, agriamente, a las 4:00 a.m., con premura y presión “para rasurarte”, porque según dicen hay muchas más en espera. Así le dicen: “rápido, bájese de la camilla que otras esperan”. ¿Es que en los hospitales somos solo números y camas, menos personas con penas y agobios?

En Semana Santa escuchaba un programa en una emisora extranjera en el que le preguntaban a los estudiosos de diferentes disciplinas “¿por qué Jesús sanaba?”. La conclusión fue que era “porque amaba a su prójimo, porque lograba esa comunicación con el individuo, por la fe y confianza que inspiraba al enfermo; porque imponerle su mano al afligido representaba una consideración, un interés; porque lograba activar en el enfermo esa química que echaba a andar el mecanismo de autosanación”. En Panamá, en las instalaciones de salud pública y en el Seguro Social hay doctores y personal médico que no levantan la vista de su escritorio mientras te preguntan ¿qué tienes?, y van, a la par, extendiendo recetas y órdenes. No es frecuente que te palpen o examinen, ellos van como en un maratón. ¿Cómo sale uno de esa consulta?

Realmente no esperamos que el personal médico demuestre “amor” al paciente, pero sí esperaríamos un poco de compasión, un ápice de consideración, algo de cortesía, paciencia y un mínimo de solidaridad.

Considero que las profesiones relacionadas con la medicina y con la educación son de las más ligadas emocionalmente a los usuarios. Los estudiantes egresan con un nivel mediocre y de las citas médicas sales más enfermo. Claro que hay muy buenos educadores, y por eso intriga cómo pueden dejarse encapsular. También, hay médicos comprometidos, abnegados y de vocación, como el Dr. Solís que atiende en el centro de salud de Parque Lefevre, o el Dr. Samudio en la policlínica de San Francisco, y muchos otros que son buenos ejemplos. Entonces, ¿qué nos está pasando?

El padre de familia es el primer educador, pero está cediendo su tarea a otros; el maestro castiga al estudiante con huelgas injustas, y el médico, a las 11:00 a.m. o 12:00 p.m. “va por fuera”. Por esto pregunto: ¿se corresponden las horas devengadas versus las pagadas?

Da la impresión de que nos está faltando pensar en el otro, hacer gala de humanidad. Alguien dijo en una emisora que “pareciera que estamos perdiendo el alma”, y esto nos pone a pensar.

Hace poco leí una frase muy puntual para estos momentos de grandes egoísmos e intereses personales, atribuida a la madre Teresa de Calcuta que dice: “Hay más hambre en el mundo por falta de amor y compasión, que por falta de pan”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

en presunto asalto Asesinan a directivo de cadena mexicana Televisa

Antes de incorporarse a Televisa en 2013, Lagos Espinosa se desempeñó como directivo en varios bancos.
Tomada de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código