INCUMPLIMIENTO DE PALABRA

Falta de carácter o de pantalones: Juan Ramón Sevillano Callejas

Al principio fue la renuencia a reunirse con los miembros de la Cámara de Comercio, quienes de seguro estaban interesados en conversar con el Presidente sobre el tema de la regulación de precios de algunos alimentos, medida que atenta contra la libre empresa y que les permite tener a los comerciantes ganancias exorbitantes e inhumanas.

Sencillo hubiese sido explicarles a estos fariseos que la inequidad atenta contra la democracia y que no debían preocuparse por unos centavos, sino por mantener el sistema económico imperante. También está el asunto de la Zona Libre de Colón, cuyos miembros piden a gritos una medida para tratar de salvarla antes de que más empresas cierren. Aquí tampoco ha habido valentía para solucionar esta crisis. Será que un poderoso quiere que no haya tanta competencia en la zona franca.

Es inverosímil que después de la crisis que creó la excesiva importación de alimentos por parte del gobierno anterior y que el pueblo inteligente repudia, que el señor Presidente no haya tenido el carácter suficiente para disminuir o impedir la fuga de divisas que esto conlleva, además de asesinar lentamente a nuestros productores.

Será que hay grandes intereses económicos que apoyaron su campaña, y que ahora han tomado políticamente el puesto de los importadores que se fueron con el gobierno del prófugo. La falta de cumplimiento de palabra del Presidente, cuando ofreció públicamente reunirse con los técnicos de enfermería, me parece también una falta de carácter. No entiendo cuál es el miedo. De frente se les puede decir que no hay dinero, o que no tienen razón legal, o que solo les pueden dar una parte.

El sistema judicial necesita de una decisión urgente, y aunque soy de la opinión de que la renuncia de los nueve magistrados no va a mejorar el Órgano Judicial, ya que el problema radica en su mayor parte en los juzgados de circuito, ya sean civiles o penales, que es donde están radicados la mayoría de los casos judiciales.

Para no atentar o romper el orden constitucional, es al Presidente a quien le conviene liderizar una campaña o movimiento o lo que sea para evitar, no solo en esta esfera, un caos institucional que sirva de caldo para ideas extrañas. Ahora y con esta crisis judicial es que se ve más la falta de palabra, cuando prometió en campaña una constituyente y su negativa a hacerla por conveniencia política.

Por último, y es donde más claro está la falta de pantalones, y por tener miedo a perder votantes, es en el asunto de los culecos o carnavales. Si el mandatario tuviera, que no la tiene, visión de estadista, hubiese cancelado los carnavales en todo el país, y así ganar la admiración de la gente decente, que es la mayoría. Y mucho más después de oír, tanto a alcaldes, como a sociedad civil y jerarcas de las iglesias, quienes le aconsejan tomar una decisión valiente. Aunque las malas lenguas dicen que el asunto estriba en la pérdida de ganancias por la venta de licor. Para mí el Presidente es un político común y corriente y cuidado que peor que el anterior, ya que creó falsas expectativas, que no ha cumplido, que lo hacen ver como una persona de doble discurso. Por lo menos todos sabíamos a qué atenernos con el loco, con este no.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código