COMBATIR LA CRIMINALIDAD

Falta una mano: Elías M. Levy

Desde hace varios años hemos escuchado hablar de distintas manos para combatir el crimen. En los últimos meses de la administración de la presidenta Mireya Moscoso se implantó la “mano dura”, con lo que pareciera que solo se contempló la represión del crimen. Por otro lado, con el presidente Torrijos surgió “la mano amiga”, que se percibía como una mano blanda en contra del crimen.

Hoy, la idea de retomar a la mano dura retorna con más fuerza que nunca, con un pueblo hastiado de la violencia y el crimen; pareciera que para combatir el crimen esa es la única solución. Sin embargo, aún queda una opción: la mano justa.

Implementar la mano dura o amiga, tal vez, fue simple. Por un lado, represión sin contemplación y, por otro, brindar una mano de esperanza y de amistad en los ámbitos del bajo mundo. Sin embargo, el concepto de mano justa va mucho más allá. Es la unión de ambas manos.

El criminal no surge por generación espontánea, no se crea de un día para otro, tiene un origen y una causa. Igualmente, el crimen genera consecuencias para la víctima y para el victimario. Consecuentemente, la mano justa no es solo para satisfacer intereses electorales o políticos; toma en cuenta todos los aspectos sociales que influyen en la formación y desarrollo de quienes vivimos en sociedad. El concepto de mano justa se desarrolla dentro de la prevención, la represión y la resocialización.

Debe existir mano justa en la prevención de los delitos, lo que no se da con la aplicación del pele police o los retenes; estas son herramientas represivas. Por un lado, la prevención se logra mediante la promoción de la cultura, el deporte, la educación, la salud y el trabajo, entre otros, de forma que el Estado procure la justicia social. No puede haber prevención si no existe justicia social.

Por otra parte, la prevención, también, se garantiza con la labor de inteligencia policial, de forma que se evite la comisión del crimen, no esperar a que el crimen ocurra para actuar. La mano justa también atiende la represión del crimen. Debe existir la certeza del castigo, respetando siempre los derechos de los investigados, al igual que se brinda apoyo a las víctimas. Desarrollar debidamente este aspecto resuelve un punto importante en la sociedad: la paz social; no puede existir paz si no hay justicia.

Por último, la mano justa debe brindarle al reo o convicto la oportunidad y los medios para resocializarse. ¿De qué sirve una persona presa cinco años, si no es resocializada? El Estado debe ser justo con los condenados y brindarles la oportunidad para que en el futuro puedan reintegrarse a la sociedad, tras haber pagado las consecuencias de sus actos.

En conclusión, combatir el crimen en ningún caso pueden lograrse con estrategias aisladas, debe contar con medidas integrales que cubran todos los aspectos que conlleva esa lucha. Por ello, debe aplicarse una mano justa que garantice justicia en la prevención, justicia en la represión y justicia para la resocialización.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código