DIFERENCIAS

Fantasmas en el encuentro hemisférico: Dorindo  Jayan  Cortez   

La VII Cumbre de las Américas pondrá sus luces largas sobre el necesario desarrollo sustentable. Tanto se degrada el planeta, que es perentorio asumir decisiones para evitar el exterminio. No es exageración. Esto es pertinente además, en Panamá, porque aunque la economía crece y es privilegiada, la pobreza se expresa con crudeza por la ausencia de un desarrollo equitativo. Según la Cepal, en América Latina y el Caribe hay 167 millones de pobres, mientras que solo 114 personas acumulan riquezas que representan el 76% de la deuda externa de la región, que suma $439 mil millones.

A pesar de que la cumbre busca unificar posturas, el fantasma de las diferencias políticas rondará muchos asientos. Y sin que esto sea un impedimento, ojalá que la fuerza creativa de las confrontaciones sirva para generar las respuestas que urgen. Los jefes de Estado vendrán al istmo que el libertador  Simón Bolívar consideró como la posible capital del mundo. Un ideal que se materializó, por otros medios y en otras circunstancias, al ser su geografía el asiento de un Canal sobre el que transita  parte importante del comercio planetario.

En este encuentro también se busca reconstruir discordancias políticas.  Así, tras 55 años, dos históricos adversarios se verán frente a frente (Estados Unidos  y Cuba) en un contexto hasta ahora inimaginable, en el que parecieran haber vencido la tolerancia, aunque otros hechos –caso de Venezuela y Bolivia con la administración de Barack Obama– obligan esperar el desenlace.

La VII Cumbre abordará la “Prosperidad con equidad: desafíos de la cooperación en las Américas”, y tratará como ejes temáticos, la migración, educación, salud, energía, medio ambiente; gobernabilidad y participación ciudadana. Son temas sobre los que se buscará establecer acuerdos para potenciar esfuerzos conjuntos con el ideal de “hacer de lo económico un modelo  sostenible”. Nada fácil, desde luego, salvo “la esperanza” a la que ha apostado el papa Francisco.

Los presidentes no podrán perder de vista los nuevos desafíos de la revolución del conocimiento que amplía las diferencias tradicionales. Es un proceso que crece, descapitaliza a los menos favorecidos y amplía la brecha entre los países  pobres y los más desarrollados. Es lo propio de la “economía del conocimiento” con las industrias del software, biotecnología, farmacéutica, microelectrónica y la computación, entre otras.

Es otro estadio (de innovación permanente) en el que,  como ha escrito Alvin Toffler, “el conocimiento se vuelve el recurso central de las economías avanzadas”. Por ello, los países industrializados, con menos del 20% de la población mundial, dedican más del 80% de la inversión en investigación. Los menos avanzados en ese juego de novedades no deben conformarse con que resuene en sus oídos eso de que “vivimos en otra época”. Hay que ponerse manos a la obra. Ojalá la cumbre y los fantasmas lo permitan.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código