EDUCACIÓN.

Forjar mejores ciudadanos

Este artículo pretende ser una invitación a la reflexión. Se ha hecho una costumbre que cuando se acerca el inicio del período escolar, salgan a la luz algunas de las múltiples deficiencias de nuestro sistema educativo. Se pone de moda hablar de calidad de la educación, sin que se analice lo que esta expresión significa y, mucho menos, en qué estado se encuentra nuestro sistema y lo que debe realizarse para mejorarlo. Siempre tenemos mucho ruido sin una sola nuez. El primer día de clases les explico a mis alumnos que considero a la docencia como un sacerdocio, y les cito la frase que hace casi dos siglos pronunció el filósofo y pedagogo cubano José de la Luz y Caballero: "Enseñar puede cualquiera; educar, tan solo quien sea un evangelio vivo", para hacer hincapié en que la educación es mucho más que enseñanza o instrucción.

Aunque hace casi un siglo y medio José Martí se manifestó sobre esta diferencia, también reconoció que no hay educación sin una buena instrucción, ya que "las cualidades morales suben de precio cuando están realizadas por cualidades inteligentes". Él concebía a la educación como un acto de amor, como puede comprobarse por las ideas que expresó sobre el tema y con su actuación diaria. Para Martí, el acto pedagógico es una relación entre seres humanos alimentada por el amor, concepción que justifica que abogara por el establecimiento de un cuerpo de maestros "misioneros" capaces de "abrir una campaña de ternura y ciencia".

La educación comprende la enseñanza y la formación de buenos valores, ya que educar es enseñar a pensar; ayudar a crecer intelectual, emocional y moralmente; enseñar a vivir y convivir, en un constante esfuerzo de mejora y tolerancia; es contribuir a que todos los seres humanos seamos iguales en responsabilidad y dignidad. Por eso me he dedicado a educar, a sembrar los mejores valores en mis alumnos, no solo mediante palabras sino con hechos, a forjar mejores ciudadanos, predicando con mi ejemplo.

Una buena parte de la población que participa activamente en la vida pública del Istmo, ha reconocido con mayor o menor grado de convicción, que nuestra sociedad está en crisis, ya que cuando se realiza una ligera presión en cualquier institución, brota el pus. La magnitud de esta crisis parece trascender la capacidad de asimilarla e interiorizarla plenamente, ya que no es solo educativa, sanitaria, etc. De alguna manera es una convergencia de todas ellas, pero que en su agregación, resulta en una totalidad que es más que la suma de sus partes. Estimo que la causa principal de esta crisis es la situación en que se encuentra nuestra educación.

Thomas W. Dunfee, profesor de derecho de Wharton, destaca el papel de la educación para evitar los escándalos corporativos, por lo que señala la necesidad de enseñarles ética a los estudiantes de ciencias empresariales.

Como nos dice Henry Brougham: "La educación hace a la gente fácil de dirigir, pero difícil de manipular; fácil de gobernar, pero imposible de esclavizar".

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 May 2019

Primer premio

0 6 0 0

ACBC

Serie: 17 Folio: 10

2o premio

4684

3er premio

8600

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código