EL MALCONTENTO

Gatopardismo nacional: Paco Gómez Nadal

Martinelli sabe de cambios... y de gatopardismo. Es probable que no haya leído a Lampedusa, pero tiene el suficiente instinto de clase (social) y político como para haber aprendido la lección. Cuando trató de ser parte de la élite política del país por los medios tradicionales, no lo logró. Pero, después, se percató de que debía lanzar el mensaje del cambio total, de la mudanza antipolítica, de la instalación de un nuevo tiempo. Fue lo que hizo la incipiente clase burguesa italiana cuando arremetió contra el antiguo régimen y recogió parte de este bajo el concepto de “cambiar todo para que nada cambie”.

Esta táctica política es tan vieja como nuestro sistema y permite que las élites se reciclen y mantengan el control de la economía y el poder con los más diferentes ropajes. Nada ha cambiado en las últimas décadas, probablemente nada ha cambiado desde los últimos tiempos coloniales. Pero las masas sienten remezones, pequeños sismos políticos que generan la ficción del cambio total. Con Martinelli llegó la política del francotirador: sin partido clásico detrás, sin sedes ni ideólogos, sin discursos fácilmente encuadrables. Lo mismo ataca a la clase alta panameña y, en un ejercicio de cinismo sin igual, la amenazaba con cobrarles los impuestos que nadie se había atrevido a reclamar; que avala la desobediencia ante la justicia; igual presume de chequera como millonario fanfarrón que se da baños de masas restregando su cuerpo en baile improvisado... Todo cambió, a peor, para que nada cambiara.

Lo mismo ocurre con Varela o Navarro, mensajeros de un cambio sin cambio que mantendría las mismas políticas económicas excluyentes, que garantizaría el control del país por parte de las mismas familias... Los candidatos de la oposición con posibilidades y el supuesto candidato a la Presidencia del partido en el poder prometerán el cambio y el electorado hará como que se lo cree a cambio de que se active el segundo mecanismo básico para que todo perdure: el clientelismo del “botelleo”, el reparto de migajas en forma de trabajos sin trabajo, puestos sin funciones o prebendas territoriales o sectoriales.

Nada nuevo pero todo nuevo. La política siempre es controlada por los mismos que necesitan de personajes marginales para justificar las bondades de su sistema. Los candidatos independientes o el FAD están legitimando un proceso electoral viciado de nacimiento, mentiroso y que jamás les permitiría adquirir cuotas significativas de poder. Las opciones decorativas, además, participan parcialmente en este juego de máscaras al entrar a los platós televisivos para debates en los que no se debate y tratar de utilizar las mismas armas “publicitarias” que sus contrincantes pero sin la plata ni el control mediático de ellos.

¿Quiénes son las víctimas de este sistema basado en el gatopardismo y el botelleo? Los mismos de siempre... los ciudadanos y ciudadanas resignados, convencidos de que su destino siempre dependerá de otro, de los de siempre, de los que tienen, de los que saben, de los que nacieron para ello. No escuchan con claridad los datos que demuestran que la mayoría de los panameños son ahora más pobres que hace cinco años, no se fijan en la deuda brutal que crece cada año para beneficio de unos cuantos nacionales y de las multinacionales con las que negocian, no se miran al espejo para ni verse obligados a actuar. Dicho en palabras del ensayista Antonio Orihuela, vivimos una situación en la que “todo es justificable mientras las justificaciones vengan elaboradas desde el poder y sus aparatos de propaganda, mientras el sacrificio, invariablemente de los que tienen menos, se plantee como inevitable y conveniente. La inteligencia, la razón común, se halla en tal grado de degradación que es incapaz de distinguir la apatía de la resignación”.

En este estado de cosas, con los poderes tradicionales (familias poderosas, Iglesia católica y poder financiero) sigan barajando las cartas electorales, es poco menos que suicida entrarse a jugar. A veces, resistir es conjugar un no radical a sus mentiras y a su falso estado democrático.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código