FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Trataremos el tema desde las 2:00 p.m.

DESARROLLO Y BENEFICIOS

Hidroeléctricas, minas y las comarcas: Pacífico Chung Castillo

Imagine que de repente se descubre una enorme reserva de oro en el patio de su casa. Como está a gran profundidad el Gobierno decide explotarla invitando a empresas extranjeras a desarrollarla por medio de concesiones. El negocio sobre la mesa es el siguiente: la empresa se queda con el oro, el Gobierno con los impuestos que genera la actividad (si es que no están exonerados) y una modesta “regalía”. Usted, en cambio, recibirá servicios básicos ineficientes, 100 para los 70 y, si tiene suerte, quizá la empresa lo contrate. Por supuesto, deberá mudarse. De lo que pase bajo la mesa usted ni siquiera se enterará.

Este tipo de desarrollo económico es el que durante años le hemos estado ofreciendo a nuestra población. Con el fin de atraer inversión extranjera, el Gobierno da concesiones y exoneraciones, el país sacrifica sus recursos naturales, mientras que la población se queda esperando beneficios indirectos y en “cascada”, los que con frecuencia no llegan.

Pero la reciente reacción ngäbe buglé contra las concesiones hídricas y mineras es una muestra de que las poblaciones comienzan a sentirse dueñas de sus recursos naturales. Los ngäbe buglé carecen de mayores posesiones: una de las poblaciones más pobres del país, con un enorme déficit de inversión pública y una economía de subsistencia. Lo único que tienen los ngäbe buglé es su orgullo como pueblo y su patrimonio en común: su tierra, su comarca. En una clara señal de empoderamiento social los ngäbe le han recordado a este gobierno que no se gobierna sobre el pueblo, sino junto al pueblo.

Esta señal es un claro mensaje de que este modelo de desarrollo económico, gestado exclusivamente desde las oficinas refrigeradas de ministerios y bancos, no puede continuar. Todo proyecto de inversión debe ser consensuado con la población que se afecta. El tema ambiental no es secundario ni decorativo, sino que es parte integral de un modelo de evaluación de inversión moderno. En el caso específico de la comarca Ngäbe Buglé, esas tierras tienen un enorme valor económico y cultural, y cualquier inversionista nacional o internacional debe ver al pueblo ngäbe buglé como socios poseedores de un enorme patrimonio que se debe valorar y respetar. Esas montañas y esos ríos son el alma de su pueblo. ¡Los ngäbe buglé ya no creen en promesas de beneficios indirectos y en cascada! ¿Cuándo despertará el resto de los panameños para pedir exactamente lo mismo?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código