LEER EN LUNES DE CARNAVAL

Hojear y ojear: Berna Calvit

Lunes de Carnaval no cambia mi ritual mañanero, ojear (y hojear) los periódicos mientras disfruto sin apuro del fragante café cosechado en las alturas chiricanas. Siempre me ha gustado leer periódicos; creo que esta afición fue cultivada por mis maestros en escuela primaria (pública); una de las actividades diarias en el salón era la lectura y discusión de alguna noticia; todos teníamos que ir preparados porque la maestra escogía al azar al estudiante con la noticia del día. No sé si esta práctica continúa, ojalá que sí porque, además de fomentar la lectura se aprende a analizar lo leído. Si algún titular anuncia una noticia fresca e interesante, la leo completa; los llamados “refritos”, recurso cansón para llenar espacio, los paso por alto. Por razón de mi oficio de “opinadora por la libre”, hasta ojeo (sin comprar) los diarios de crónica roja cuyas portadas suelen mostrar muerte y tragedia con titulares grotescos y hasta burlones que irrespetan a las víctimas y el dolor de los familiares; siento aversión por esta clase de prensa, favorita de muchos lectores, particularidad que analizan sociólogos, psicólogos, psiquiatras, periodistas, etc. Mi opinión es que este tipo de periodismo insensibiliza; la violencia se vuelve rutina, sin mayor trascendencia, solo un muertito diferente cada día.

Tanto “dale que dale” a los casos de corrupción y a los involucrados en los atracos quita tiempo a la lectura de noticias y artículos interesantes. El foro “Visión 2016, pilares económicos de Panamá”, organizado por La Prensa, evento que comento más abajo, despertó mi interés. En la sección “Economía” de La Prensa leí que “fallos en dos casos por prácticas monopolistas favorecen a los consumidores” (cerveza y combustibles), noticia que me hubiera gustado ver en primera plana; uno de los casos estuvo “en primera instancia” durante seis años y saque cuentas para que vea desde cuándo estaba sufriendo de parálisis. Aunque en deportes soy lega, leo la sección; así me enteré de que en Estados Unidos puede pedir a domicilio hormonas de crecimiento humano, ¡imagínese!; el quarterback de los Broncos de Denver, Peyton Manning, está bajo investigación por este asunto. No tengo la menor idea de quién es Manning y no soy aficionada al fútbol americano, un juego que no me parece atractivo, pero que cuenta con gran público. Para mí el fondo de la noticia es que el deporte es negocio con tanto dinero en juego, que por eso el tenis, boxeo, ciclismo, fútbol (FIFA), etc., también cayeron en las garras de la corrupción; y no es raro que los deportistas, para mejorar su rendimiento y ganar más dinero acudan al uso de drogas y medicamentos prohibidos. Hasta las páginas gastronómicas pasan por mis ojos aunque la estufa y yo nunca hemos hecho buenas migas; la conocida y bien reconocida escritora Rosa María Britton, en una entrevista sobre su última novela, Tocino del cielo, un homenaje a la cocina en general, dijo: “No sé cómo hay mujeres que dicen que no cocinan. ¡Por Dios!”. Aquí confieso que solamente cocino por estricta y ocasional necesidad, nunca por placer, pero agradezco infinitamente que haya tanta comida deliciosa hecha por otros. En cine, mi gurú es Daniel Domínguez, que cultiva una línea que anda escasa de autores.

Por la notoriedad de los participantes en el foro “Visión 2016, pilares económicos de Panamá”, leí con interés sobre “el ambicioso plan de inversiones”. El administrador del Canal (me recordó la fábula La lechera, de Samaniego, a la que se le rompió el cántaro y se quedó sin las gallinas, los cerdos y todo lo que iba a comprar cuando vendiera la leche), sigue entusiasmado con la construcción del puerto de Corozal y una terminal RoRo (roll on-roll off). Dice un refrán que “El que mucho abarca, poco aprieta”. Cuidado y se entusiasma con la construcción de un par de lindos hotelitos a orillas del Canal, con tiendas duty free, casino y bar para que los capitanes y marineros bajen a tierra y se distraigan mientras los barcos hacen cola. Lo expresado por el Ing. Quijano me llevó a consultar nuestra Constitución Política, que dice ¡clarito! en el Título XIV El Canal de Panamá, que a la Autoridad del Canal de Panamá le corresponde la administración, funcionamiento, conservación, mantenimiento y modernización del Canal y sus actividades conexas…”. Bastante enredado anda en líos con GUPC como para andar metiendo “cujíes conexos” para desarrollar actividades ajenas a las que la Constitución señala tan claramente; además se “pasa por manteca” a la Autoridad Marítima de Panamá (AMP, cuya página web consulté), entidad encargada de lo referente a puertos que debe: “Proponer y coordinar los planes de desarrollo del sistema portuario nacional, explotar y operar los servicios portuarios y fiscalizar aquellos que no operen directamente”. ¿Es que la AMP está“pintada en la pared”? Más bien creo que “zapatero a tus zapatos” y que la ACP se ocupe de que el Canal sea más eficiente para prestar el servicio para el que fue creado.

¿Cuántos habrán leído con el deleite con el que yo leí, el artículo de Gina Montaner “El pueblo en la gran ciudad”, sobre gente de mi edad en un barrio de Madrid? ¿Se enteraron del último berrinche del Gobierno colombiano por el fallo de la Organización Mundial del Comercio favorable a Panamá? Un dato. No siempre lo mejor del periódico está en los titulares de portada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código