PRODUCCIÓN

Hoy se come menos en Panamá: Dorindo Jayan Cortez

Se trata de un tema esencial para el futuro del país. Por ello resulta acertado el encuentro de los candidatos presidenciales con los sectores del agro. Hablamos de comida, de seguridad alimentaria, de canasta básica, de los precios elevados de los alimentos, lo que pone en riesgo la salud del panameño, sobre todo por la mala alimentación de las embarazadas, de las criaturas que nacen con desnutrición. No extraña la ausencia del candidato oficialista que, en olímpico desprecio, prefirió celebrar su cumpleaños con un derroche de bebidas y fanfarria.

Se trata, en la percepción de la gente, del problema más grave que sufre el país. Percepción correcta porque es lo que se sufre cada día. La canasta básica se eleva cada vez más, sin que haya política que enfrente la problemática; indiferencia comprensible si consideramos que es con la comida, y su comercialización, que hacen sus millones.

En reciente publicación (La Prensa, 29/10/2013) se constata que de septiembre de 2012 a septiembre de 2013 el costo de la canasta básica familiar aumentó, para el caso de los distritos de Panamá y de San Miguelito, en $19.99. Si observamos el incremento durante el actual gobierno el aumento es de $64.96, es decir, de $268.44 en 2009 a $333.40 para septiembre de 2013.

Ese tétrico panorama ocurre en un Panamá que marca, en cifras, un extraordinario crecimiento económico; que es, en términos macroeconómicos, la “revelación” de la región. El punto de conflicto es la manera como opera la distribución de ese crecimiento, porque en verdad la gente del campo, de los barrios, incluidos los sectores medios, no disfrutan de semejante bonanza. El éxito económico no llega a las manos de las mayorías; tampoco han mejorado los niveles de la pobreza. Tenemos un país de pobres mal pagados, mal alimentados y, para colmo, reprimidos.

Se ha venido insistiendo en aquello de que se ha hecho más en cuatro años que en 40. Y esto no es falso. Cierto es que ha mejorado el transporte (y esto relativamente) y las construcciones por doquier son visibles. Pero también, han hecho más negocios, más desvío de recursos públicos y sobreprecios. Han, como nunca antes, “patentizado la corrupción”. El endeudamiento no tiene referente en el tiempo. Los casi $17 mil millones de deuda comprometen seriamente al país y crean nubarrones para la política fiscal de los próximos años.

En estos cuatro años se ha abandonado el agro más que en 40. No se mira el campo. Y sin negar que antes (en otros gobiernos) faltaron políticas más sostenidas para potenciar el sector, la verdad es que ahora no figura en la estrategia de desarrollo este sector fundamental para la subsistencia de los panameños. Desde luego que es el juego de los intereses mezquinos lo que se impone. Es un asunto no ajeno a lo que resulta más rentable a los intereses de la comercialización donde, a no dudar, ganan las cadenas de supermercados cuyos dueños doblan o triplican ganancias.

El encuentro de los candidatos para hablar del agro panameño debe ser el punto de partida, la nueva visión, para consolidar propuestas que incentiven al hombre de campo, el espacio para construir las condiciones para que la tierra no muera; que ella sea el sostén de una vida con equidad; menos onerosa como se impone hoy.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código