ECOS DE LA CUMBRE

Iberoamérica en el contexto mundial: Ricaurte M. Batista III

“Parece que si el mundo hubiese de elegir su capital, el istmo de Panamá sería señalado para este augusto destino, colocado como está en el centro del globo”. -Simón Bolívar.

Todo parecía encajar. La celebración de los 500 años del avistamiento del Mar del Sur, el VI Congreso Internacional de la Lengua Española y la celebración de la XXIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, convirtiendo a Panamá en la capital iberoamericana de este año. Era motivo de orgullo para cualquier panameño, pero el orgullo se vino al piso luego de que 10 jefes de Estado se ausentaran a la cita y rápidamente surgió una pregunta: ¿Por qué fracasó la Cumbre Iberoamericana?

Algunos sustentan que el fracaso fue producto de ideologías adversas, debido a la ausencia de los principales líderes izquierdistas del ALBA. Pero de ser así, tampoco asistirían a la Cumbre de las Américas, ni a la Cumbre de la Celac. Incluso, el presidente de Chile tampoco asistió, siendo él un representante de la derecha latinoamericana, ni el rey de España, quien fue uno de los principales promotores de la integración iberoamericana. Más allá de las ideologías, el objetivo de las naciones con respecto a la región debería ser el desarrollo común, mediante la construcción de lazos de hermandad, cooperación e integración.

España con su grave crisis económica, y escándalos en el seno de la familia real ya no es vista por los países latinoamericanos como esa nación exitosa de la que nos podemos guiar y en la que podemos invertir. La asistencia del príncipe de Asturias al encuentro empresarial y el eslogan manufacturado del presidente Rajoy: “España también es una oportunidad para América Latina”, indican una de las prioridades principales de España, ante una América Latina próspera que ha evolucionado social, política y económicamente en los últimos años.

El mensaje de los líderes latinoamericanos ha sido claro, con respecto a la relevancia de Iberoamérica en el mundo de hoy, y que ya no es la misma de hace 22 años cuando se iniciaron estas cumbres. Precisamente, el lema de la XXIII Cumbre era: “El papel político, económico, social y cultural de la Comunidad Iberoamericana en el nuevo contexto mundial”, pareciera ser que América Latina no ve con importancia el rol de la comunidad iberoamericana en su vida de progreso emergente.

Por otro lado el liderazgo de Ricardo Martinelli a nivel regional es muy pobre y sus esfuerzos por procurar una Cumbre de alto nivel fueron casi nulos. Aun así dijo en rueda de prensa que: “Panamá se siente complacida por el éxito de esta Cumbre”. Éxito que quizás no todos compartan en la región. Tal vez España sea el país más interesado en mantener con vida la comunidad iberoamericana, quizás de cambiar su actitud, pero deberá recordar que en el sueño de Bolívar su papel era otro y quizás sus esfuerzos serán en vano.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código