CAMBIOS

La Iglesia de hoy: Mario A. Rognoni

Recuerdo mis años en el Colegio Javier y mi iniciación en la Iglesia católica. Eran los años en que la misa se daba de espalda, el sagrario estaba en el altar y el celebrante la ofrecía en latín. Los acólitos, o acompañantes, éramos jóvenes estudiantes, para lo que utilizábamos una indumentaria especial. Aunque siempre me pregunté por qué no se ofrecía la misa en español, respetaba las razones de la Iglesia.

A través de los años, profundicé mucho en las religiones. Tengo que reconocer que siempre admiré a la religión hebrea porque a través de los siglos siempre ha mantenido su rito igual, aunque surgieron con el tiempo sectas reformistas, producto de no poder mantener la rigidez de la ley de Moisés. Pero, más me interesaban los cambios que con los años introducía la religión mía, la católica. Por los 70 apareció la religión popular, con sacerdotes que apoyaban las luchas de liberación y sobresale el “cura guerrillero” de Colombia. En los 80 entran a Panamá las sectas cristianas y el panameño empieza a escuchar la palabra de Dios en una forma novedosa. La Iglesia católica demora en percatarse de que sus fieles están saliendo de la grey, atraídos por la novedad y el hecho de que la totalidad del rito era en español.

Creo que fue ese surgimiento de las religiones cristianas el que obliga a la Iglesia católica a considerar cambiar el idioma. Hay que entender que, sorprendentemente, existen más católicos en América que en Europa. Tratando de mantenerlos, la Iglesia –considero– empezó a equivocarse. Los sacerdotes abandonaron la sotana, la misa empezó a ser de frente, movieron el sagrario, y, finalmente, agregaron a seglares en actividades que eran de los sacerdotes. La Iglesia católica, por abandonar la tradición, por no mantener los ritos históricos, se perjudicó. Abrió la puerta a la improvisación, al cambio indiscriminado de los ritos y perdió la seriedad de una Iglesia histórica.

Eventualmente, copiando a los cristianos, permitió el canto. No el canto que teníamos en el pasado, que no era parte de la celebración, ahora parte de las oraciones son cantadas y cada parroquia parece poder escoger su ritmo y lírica. Los seglares, por su parte, visten de forma normal, inclusive, el 5 de noviembre me tocó ver a una dama, con sombrero montuno, que acompañaba al celebrante. Ojalá al menos hubiese estado vestida de pollera o montuna, pero elegante y con sombrero a la pedrada.

Los seglares, para mí, son los más cuestionados. Si les conoces su intimidad, algunos odian y mantienen juicios contra sus familiares, otros tienen vicios conocidos; difícilmente podemos aceptarlos como cocelebrantes. La Iglesia se ha acercado demasiado al marketing y ha abandonado la tradición. Hoy añoro las misas en las que servimos de acólitos, de madrugada, en el colegio, en latín. Todo cambia, es cierto, pero siempre creí que la religión, los ritos, nunca cambiarían.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Mante Penonomé se quedará sin agua el 2 de mayo

Las labores consisten en la limpieza de la toma de agua.
Especial para La Prensa/Zabdy Barría

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

25 Abr 2018

Primer premio

6 8 2 8

DDAC

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

2933

3er premio

5475

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código