EMPLEOS

Informalidad e inclusión social: René Quevedo

Según datos de la Contraloría General de la República, la informalidad entre los trabajadores panameños alcanza el 38.6% y aportó el 43% de la expansión del empleo en los últimos cinco años. El 92% de este crecimiento se generó entre la informalidad y empresas con más de 50 colaboradores, mientras que las micro y pequeñas empresas crearon oportunidades para que 27 mil 270 nuevos panameños (as) pudieran generar ingresos dignos (contra 162 mil 519 nuevos informales).

La informalidad representa un sector de la economía que no paga impuestos y se encuentra al margen del sistema de seguridad social. Sin embargo, existe y continuará en crecimiento, genera ingresos para más de medio millón de trabajadores y a menudo representa la única vía para que muchos panameños humildes puedan proveer a sus familias.

De hecho, si bien el emprendimiento debe ser una gran prioridad nacional, hay seis veces más probabilidades de que quienes lo practican se incorporen a la sociedad productiva a través de un trabajo informal, a que lo hagan en una pequeña empresa.

Pero la informalidad sufre el estigma de ser vista como un fenómeno “cuasi delictivo”, sin entender que con frecuencia representa una opción a la delincuencia, por lo que lejos de ser combatida, debe integrarse a la economía.

Otra idea errónea es asociarla estrictamente con la buhonería y las ventas ambulantes, cuando en realidad se practica en todos los sectores de la economía, como la agricultura (69%), logística (44%), industria (43%), comercio (32%), construcción (25%) y el turismo (21%), solo para mencionar algunos.

La informalidad, como una primera etapa hacia la inclusión social, cobra relevancia si consideramos que el promedio de edad y escolaridad de los nuevos empleos generados por la economía en los últimos cinco años (2009-2014) fue 48 años (54 en hombres, 43 en mujeres) y 13.3 años aprobados de educación formal (2.1 años superior a la media educativa de la fuerza laboral panameña, 11.2 años).

Por otro lado, un informe del Banco Mundial (2012) señala que el 64% de los jóvenes panameños de clase media y alta que culminan sus estudios secundarios ingresa a la universidad antes de cumplir 25 años de edad, pero solo el 5% de los pobres lo hace. En otras palabras, el 95% de los jóvenes humildes que terminan el segundo ciclo sale a trabajar.

Sin embargo, las oportunidades de empleo estable para los jóvenes han disminuido dramáticamente. Hace cinco años uno de cada tres nuevos empleos sostenibles benefició a un joven menor de 30 años, hoy es uno de cada 28.

Nadie discute la necesidad de fortalecer la educación y la formación para el empleo, pero el crecimiento del sector formal de la economía no tendrá la capacidad para absorber el creciente número de jóvenes con deficiencias educativas que sale a buscar sustento.

La integración económica (no la erradicación) de la informalidad parece una estrategia sensata, como medida de mitigación a los efectos sociales de la bonanza económica excluyente que vive el país. En este contexto, debe ser vista más como oportunidad que amenaza.

Irónicamente, los informales, lejos de ser “ciudadanos de segunda categoría”, pudieran tener la llave de nuestra estabilidad social y económica, así como representar un efectivo frente para prevenir la delincuencia a corto plazo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código