ECONOMÍA

Innovación, motor de crecimiento: Luis Alberto Morán

La Comisión Económica para América Latina define la innovación como un proceso dinámico de interacción que une a los agentes que trabajan guiados por incentivos de mercado (empresas) y otras instituciones (académicas y centros públicos de investigación) que actúan de acuerdo con estrategias y reglas que responden a mecanismos e incentivos.

Esta comisión reconoce que esos vínculos sistemáticos y la interacción entre actores, así como la infraestructura económica e institucional que cada país es capaz de desarrollar, determinan su habilidad para capturar el impulso que el conocimiento da a la producción, y la hace entrar en un círculo de crecimiento.

Los países menos desarrollados, como Panamá, pueden mejorar su productividad al adoptar estos factores, adaptando las tecnologías existentes. Las empresas en Latinoamérica necesitan diseñar y desarrollar productos y nuevos procesos para mantenerse competitivas.

El Índice de Competitividad Global (ICG 2013–2014) del Foro Económico Mundial coloca en las primeras cinco posiciones a Suiza, Singapur, Finlandia, Alemania y Suecia. Estas naciones poseen un alto nivel de innovación impulsado por los institutos de investigación científica y la sinergia con las empresas privadas que mejoran sus procesos internos, a través del desarrollo de nuevos productos de alto valor agregado.

El modelo de Suiza: Ese país ocupa la posición número uno dentro de la clasificación global. A pesar de ser pequeño y con pocos recursos naturales, es pionera en la investigación científica. Gastó cerca del 3% del PIB (datos de 2013) en investigación y desarrollo, lo que aumentó la cantidad de científicos e ingenieros que laboran, combinando la investigación con el desarrollo de nuevos procesos.

Su inversión es una de las más altas del mundo y corresponde al objetivo que se han puesto los 27 países de la Unión Europea al priorizar la innovación en dichas economías.

El modelo de Singapur es otro ejemplo, y ocupa el puesto número dos dentro de la clasificación. Las actividades de investigación y desarrollo (I+D) se han convertido en pilares de su estrategia económica. Su meta es elevar el gasto bruto en I+D al 3.5% del PIB, el próximo año.

Instalaron oficinas de transferencia de tecnología en cada uno de los sectores económicos que contribuyen a su traspaso de los laboratorios al mercado. También ayudan a determinar qué temas de investigación tienen potencial comercial, a garantizar que la investigación se oriente hacia resultados y a elaborar estrategias para la explotación comercial.

El modelo de Corea del Sur: Este caso fue resaltado por la revista Bloomberg, y es también otra muestra de éxito. La fuerte inversión en infraestructura científica, desde la década de 1980, a través de estímulos fiscales para la adopción de nuevas tecnologías ha sido uno de los factores que impulsan la innovación.

Resalta el establecimiento de grandes conglomerados de empresas –denominadas Chaebol– que agrupa a compañías como Hyundai, LG y Samsung. Todo esto apoyado con una estrategia de innovación plasmada en el Plan Quinquenal de Ciencia y Tecnología y el Proyecto Alto Avance Nacional

Los organismos internacionales animan a que Latinoamérica aumente este tipo de inversión para mejorar el nivel de competitividad, tanto de las empresas como del Estado. Los países de la región invierten por debajo del 0.5% del producto, excluyendo a Brasil, que invierte el 1% en I+D. El Banco Mundial recomienda empoderar a los ciudadanos para innovar. Esto quiere decir que es indispensable la promoción de una educación de calidad, además del desarrollo de una amplia gama de habilidades (blandas) como complemento de la educación formal.

Actualmente, la región posee la tasa per cápita de propietarios de negocios más alta, al compararla con otras regiones con ingresos similares. Sin embargo, a pesar de existir dicha cantidad significativa de emprendedores, es escasa la innovación. Por tal motivo, el sector público debe darle importancia a las pequeñas y medianas empresas, en especial aquellas compañías jóvenes. Estos actores traducen el conocimiento y las ideas en empleos y riquezas y, con frecuencia, aprovechan las oportunidades que las compañías más establecidas olvidan. El sector privado debe planificar, en conjunto con las universidades, las necesidades del mercado en la creación de nuevos productos, así como la invención de servicios de valor agregado de acuerdo a las necesidades del mercado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código