PANDILLAS

Instructores de violencia en Panamá: Roderick Vicente Corbalán

Analizando las declaraciones del ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, he llegado a la conclusión de que “realmente” hay que activar las alertas que el semáforo nos señala, porque no solo son los grupos organizados en Panamá los que seguirán alterando la paz, sino los instructores de la violencia en Centroamérica, quienes ya están reclutando a nuevas células delictivas de alto perfil.

No ha sido en los últimos tiempos en que han crecido las bandas, esto se inicio en diciembre de 1989. Ahora, por el derecho a la territorialidad, se han dado nuevas fusiones. Recuerdo cuando hace unos meses un funcionario del Servicio de Migración desmintió esta teoría porque no habían registrado el ingreso de personas tatuadas, sin saber que la nueva generación de estos grupos organizados no se tatúa, para evitar ser objeto de persecución.

Hace unos años, en mi caminar con grupos sociales, identificamos por medio de los jóvenes, que tanto en Chiriquí (Pedregal) como en Veraguas (Atalaya) ya se reclutaba a pequeños grupos de alto riesgo.

“Mara” solo es un término, acá los identificamos como “pandillas juveniles organizadas”. Jóvenes en condiciones de marginalidad, violencia, delincuencia y supervivencia aprendidas y desarrolladas. Vienen de sectores sociales marginados, conformando una amenaza social.

¿Qué buscan las “maras” en Panamá? Buscan a grupos sociales cuyas características sean: desintegración familiar, desempleo, deserción escolar, pérdida de valores espirituales y morales, obtención de dinero fácil, rechazo a la sociedad, falta de amor, cariño y compresión en sus hogares y bajo la nefasta influencia de programas televisivos.

¿Estamos realmente claros del porqué de todo esto? y de ¿quiénes son los herederos de estos jóvenes, violentos y organizados? De lo que no hay duda es que ellos son los protagonistas sociales que dejó la invasión de 1989, porque todo el esfuerzo posterior fue dirigido a reparar la infraestructura del corregimiento de El Chorrillo, pero no al ser humano afectado por la muerte y destrucción de su entorno. Siendo vulnerables, muchos cayeron en el poder de la sociedad injusta, con profunda desigualdad, sin oportunidades.

Lo más probable es que aquí no se realicen ceremonias de iniciación como el “brincamiento” ni se tatúen ataúdes ni se rapen el cabello, pero sí se recluta a niños desde los nueve años.

La mayoría de los panameños, los que viajamos en el transporte público, los que caminamos en las calles, practicamos acciones positivas cuando diariamente nos enfrentamos a la violencia y luchamos contra la zozobra que causan los “pandilleros”. Somos gente sencilla que busca algo difícil, pero no imposible de alcanzar: la paz. Nuestro objetivo debe ser terminar con la violencia que generan las pandillas organizadas con la ayuda de Dios y denunciando tanto al delincuente como el delito cometido.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código