DESARROLLO DE CAPACIDADES

¿Inteligente o torpe?: Juan Planells

¿Inteligente o torpe?: Juan Planells ¿Inteligente o torpe?: Juan Planells
¿Inteligente o torpe?: Juan Planells

Para decidir si un joven es inteligente o torpe, los educadores y padres de familia siempre se han guiado por las calificaciones que aparecen en el boletín de la escuela. Tradicionalmente al que sacaba buenas notas en matemáticas se le llamaba inteligente, y al que no, se le colocaba en una esquina del salón con unas largas orejas de burro. Si se trataba de establecer las diferencias sobre una base más científica, los psicólogos recurrían al cociente intelectual o IQ, prueba basada en la evaluación de tres patrones distintos de actividad neural: la memoria a corto plazo, el razonamiento y la habilidad verbal.

Es probable que ahora no se utilice en el salón de clases el sistema de las orejas por aquello de los derechos del niño, pero aún seguimos etiquetando a los que tienen un promedio inferior a tres en matemáticas, lenguas y ciencias, como alumnos fracasados, condición que los acosará durante toda su vida estudiantil hasta forzarlos a la repitencia o a la deserción, con la consiguiente destrucción de su autoestima. Una deformación intelectual transmitida por generaciones ha considerado como más inteligente al que maneja los números, y más lerdo al que tiene dificultades con las operaciones en aritmética, geometría, álgebra y trigonometría.

Pero, el exitoso desempeño futuro de algunos de estos mal llamados “fracasados”, muestra el grave error cometido por la escuela en su evaluación, y permite adivinar las injusticias que se cometen, y el desperdicio de talentos que se provoca, por la incapacidad en descubrir y desarrollar el verdadero potencial de los jóvenes que atienden al sistema educativo con la esperanza de alcanzar un desarrollo personal. La historia nos ha revelado numerosos ejemplos, entre artistas, deportistas, políticos y emprendedores que han contribuido, de manera notable, al bien común y al desarrollo personal, que en su momento no fueron considerados buenos estudiantes.

Por ello, cuando Howard Gardner propuso su teoría de las inteligencias múltiples, hace 30 años, se abría todo un universo de posibilidades que deberían ayudar al sistema educativo a encontrar una metodología para descubrir y desarrollar lo mejor del cerebro en cada ser humano. Desde ese momento, la inteligencia académica dejó de ser la única considerada con valor para medir la habilidad en la resolución de problemas, poniendo en evidencia, primero, la obsesión enfermiza de premiar a la inteligencia del razonamiento lógico y matemático de los nerds (capacidad para calcular numéricamente), o la verbal (para leer, escribir, hablar y escuchar); y segundo, el desinterés por reconocer otras expresiones de inteligencia como la deportiva (capacidad para una coordinación óculo-manual), la musical (analizar sonido en general), la espacial (presentar ideas visualmente), la intrapersonal (plantearse metas) y la interpersonal (trabajar con gente).

Todo lo anterior nos indica la importancia de producir un cambio radical en la escuela, si queremos que nuestros hijos desarrollen sus verdaderas capacidades al máximo, y no que los aíslen y los tilden de brutos, porque no muestran capacidad de razonamiento matemático o verbal. Por ello, a partir de Garner se ha visto, más que nunca, la necesidad de ofrecer una educación personalizada que permita aprovechar las mejores capacidades de cada uno, definiendo la labor de un buen docente como el que ayuda al estudiante a descubrir sus inteligencias.

Debido a que la escuela no ha cambiado durante el último siglo, y se ha convertido en la institución más resistente a las innovaciones, se sigue empleando la medida del cociente intelectual o IQ, elaborada hace 100 años en París, dándole prioridad en el boletín a la matemática, ya sea por la calificación o por el tiempo dedicado en el currículo que le concede más importancia a esta que al deporte, al arte o a los valores personales.

Mientras tanto la ciencia que trata de interpretar la inteligencia humana, ha seguido desarrollando nuevos conocimientos y desmontando paradigmas con relación a la capacidad mental. Los resultados de estos estudios sugieren que las pruebas de IQ tienen “fallas fundamentales”, porque no toman en cuenta “la compleja naturaleza del intelecto humano con todos sus distintos componentes”.

Gracias a este enfoque, se reconoce que el propósito de la escuela debería de ser desarrollar todas las inteligencias y ayudar a las personas a alcanzar metas que sean apropiadas a sus capacidades. Así hoy se encuentra plena justificación para llamar como muy inteligentes a los boxeadores como Mike Tyson, como antes se hacía solo con científicos como Linus Pauling. La capacidad para dibujar o tocar bien los instrumentos musicales no es menos importante que la inteligencia de los ingenieros o de los economistas, que ha sido desde hace mucho tiempo la que generalmente se mide a través de las pruebas de coeficiente intelectual aplicadas en los centros educativos.

Sin embargo, de acuerdo a esta teoría, con la que es posible encontrar formas de inteligencia presente en prácticamente cualquier ser humano, resulta difícil descubrir síntomas de cualquiera de las nueve inteligencias de Gardner en el cerebro de alguno de nuestros políticos. Salvo algo de capacidad verbal, que en ocasiones resulta más como farfulleo y taquilalia, las demás señales más bien parecen demostrar incapacidades, y por ello lo que podrían definirse como inteligencias negativas, esto es aquellas que en lugar de servir para resolver problemas, son especialmente útiles para crearlos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código