MEDIO AMBIENTE

Inundación de plástico: Arturo Rebollón Hernández

Haciendo un contraste con la escasez de agua que padece gran parte del territorio nacional, vemos en estos días cómo nos inundamos de plástico de todo tipo: cartuchos multicolores, botellas, frascos, tapas, envolturas, juguetes, ruedas, artefactos... en fin, plástico por todos lados. Da grima ver esos potreros de hierba seca, vacas flacas, árboles inexistentes, cauces áridos y vacíos de quebradas y ríos, pero, eso sí, con una gran cantidad de plástico disperso.

Para estas fechas se registran grandes desplazamientos de personas hacia los distintos pueblos del interior y es cierto que dejan algún aporte económico, pero su mayor contribución es la basura que botan. Esos pueblos no tienen la preparación económica, técnica ni de infraestructura para manejar tal cantidad de desechos de una forma rápida.

Ya es tiempo de que en este país se legisle para el uso responsable de los plásticos, y que las empresas que producen o distribuyen esos contaminantes sean parte de la solución. Pueden recomprar el desperdicio o montar plantas procesadoras para recuperarlo y procesarlo. Tal emprendimiento se puede acometer en conjunto con los municipios, que ahora disponen de fondos, y tienen que ver con el manejo de los desechos. Esto se puede convertir en una actividad rentable cuando se maneja de forma ordenada y en volumen.

Para nuestros gobernantes, que quieren hacernos creer que podemos alcanzar el primer mundo, esta tarea debe ser prioritaria. Otros países con realidades más atrasadas que la nuestra han legislado e incluso han prohibido el uso de las bolsas plásticas pequeñas que comúnmente se dispensan en las tiendas de abarrotes, en los minisúper y en otros comercios de venta al por menor, porque son de un solo uso, altamente contaminantes y visibles. Quedan dispersas por todos lados y su degradación es muy lenta. Además, los supermercados que despachan bolsas plásticas en grandes cantidades tienen que contribuir con acciones que estimulen a utilizarlas varias veces, para eso deben cambiar el espesor e imprimir mensajes en estas. Además, todo lo que se vaya a empacar con un peso menor de 10 libras, en cualquier comercio debe hacerse en cartuchos hechos de papel reciclado, que se degrada rápidamente. Así se revitaliza otra industria nacional que recupera sobrantes de papel.

Por último, los envases de comida rápida y de alimentos para llevar conocidos como fiambreras se observan regados en cada esquina, y tampoco se degradan fácilmente, por lo que han sido prohibidos en muchos países. Incluso, famosas empresas de comida rápida han enfrentado demandas cuantiosas por servir en esos envases contaminantes que demoran hasta 500 años en degradarse.

El Ministerio del Ambiente tiene esta tarea pendiente y, mientras no la cumpla, los ciudadanos seremos testigos de su ineficacia cada vez que nos encontremos con estos desperdicios incontrolados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código