COMPROMISO

Juramentos, verdad, justicia y necesidad: A. Linette Taboada

“La discordia hija de la noche, lleva consigo las querellas, las mentiras, los embrollos, las palabras capciosas, y por fin... el juramento”. Hesíodo, poeta de la antigua Grecia del 700 a. C.

Según el diccionario de la Real Academia Española, juramento es una afirmación o una negación de algo, poniendo por testigo a Dios, o en sí mismo, o sus criaturas.

El libro Éxodo del Antiguo Testamento, en el capítulo 20, versículo 7, señala; “no tomarás el santo nombre de Dios en vano, porque: Dios no dejará sin castigo a aquel que tome su nombre en vano”. Así mismo nuestro tercer mandamiento que prohíbe jurar o tomar en vano el santo nombre de Dios. Para la Iglesia católica el juramento para ser bueno, meritorio y dar gloria a Dios, debe ser hecho con verdad, justicia y necesidad.

Por esta razón, el juramento es uno de los actos más sagrados y poderosos que conoce el hombre para dar fuerza a una cuestión; también es el lazo más fuerte que existe para impedir que los hombres falten a la verdad. Es un evento solemne de garantía con más valor incluso que un contrato firmado. Está Dios por delante y como testigo del juramento, por eso, quien falta a él ofende a Dios y desacata la justicia, además, de dañar a los particulares que han confiado en su palabra avalada por la invocación sagrada que hace.

El juramento que debe decir el Presidente y el vicepresidente en la toma de posesión de sus cargos es: “Juro a Dios y a la patria cumplir fielmente la Constitución y las leyes de la República”. artículo 176 de la Constitución Política de Panamá.

El juramento presidencial debe ser fiel y leal a sus obligaciones, una de ellas es cumplir sus promesas de campaña (el motivo principal por el que le dieron la mayoría de los votos) y no violar el mandato constitucional por el que juró. Muchos llegan a esos puestos con agendas ocultas, contrarias a lo que prometieron, desmoralizando y originando el repudio y la insatisfacción del pueblo, más de los que creyeron en sus promesas y votaron por él. Estas agendas ocultas no son más que una vil traición a la República, a la democracia y a Dios.

Los atletas, los religiosos, los médicos y las enfermeras, por mencionar unos cuantos, tienen sus propios juramentos a los que se deben desde el momento de hacerlo. Por ejemplo, el Juramento de Hipócrates del que tenía referencias, pero que nunca había leído. Gracias a las oportunidades que nos da la vida para seguir estudiando, leyendo y conociendo, es estos días lo busqué para conocerlo y reflexionar acerca de su contenido y la realidad de su cumplimiento por parte de nuestros galenos. Me enteré de que, en muchos países, cada día son menos los médicos que hacen el juramento hipocrático y, en su lugar, mencionan la Declaración de Ginebra, de 1948, que es una versión realista y actualizada de los deberes morales y éticos del médico hacia el paciente. Si lee la Declaración de Ginebra se dará cuenta del compromiso ético y moral que conlleva su juramento. Es una obligación contraída no solo médico–paciente, sino con la sociedad misma. Aquí reproduzco la declaración:

“Prometo solemnemente consagrar mi vida al servicio de la humanidad; otorgar a mis maestros el respeto y la gratitud que merecen; ejercer mi profesión a conciencia y dignamente, velar ante todo por la salud de mi paciente; guardar y respetar los secretos confiados a mí, incluso después del fallecimiento del paciente; mantener por todos los medios a mi alcance, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica; considerar como hermanos y hermanas a mis colegas médicos; no permitiré que consideraciones de edad, enfermedad o incapacidad, credo, origen étnico, sexo, nacionalidad, afiliación política, raza, orientación sexual, o cualquier otro factor se interpongan entre mis deberes y mis pacientes; velar con el máximo respeto por la vida humana; no emplear mis conocimientos médicos para contravenir las leyes humanas, incluso bajo amenazas; hago estas promesas solemne y libremente, bajo mi palabra de honor”.

El respeto a la dignidad humana está comprendido dentro de la responsabilidad médica. La Organización Mundial de la Salud, define la salud como: “un estado de completo bienestar físico, mental y social”, y no solamente como la ausencia de la enfermedad y la invalidez. La responsabilidad del médico con el paciente empieza desde que dio su juramento de un buen desempeño en la profesión. Los médicos deben estar atentos en la práctica profesional, cuya naturaleza y resultados sean contrarios a sus deberes, por incumplimiento, negligencia, imprudencia, etc. Como, también, por la responsabilidad que tienen por acción o por omisión, voluntaria o involuntaria, y que sean el producto de un resultado dañoso.

Entonces, señores, ¿por qué ese silencio cómplice con el problema de la bacteria por parte de los médicos de la CSS, y sobre la falta de medicamentos, insumos, etc., si, según su juramento y la OMS, ustedes se deben al paciente, a su bienestar físico, mental, social. Señores, no juguemos con la salud pública, no hagamos política con la vida de nadie y, de vez en cuando, cuando sientan dudas de sus principios médicos, éticos morales, reelean la Declaración de Ginebra o el Juramento Hipocrático.

Parece que le hemos perdido el temor y el respeto a Dios, y que los juramentos solo son un sencillo requisito para ejercer un cargo, un puesto o una profesión. La prueba de ello la han dado nuestros queridos políticos gobernantes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código