TRANSFUGUISMO

Legitimidad y revocatoria de mandato: Aldo Antonio Brunette

Un tránsfuga es aquel que ocupa un cargo público representativo y que no se mantiene en el grupo político que le otorgó el espacio de postulación y que, por correspondencia jurídica, le pertenece al partido. No hay curul ni representación de índole política a título personal, al menos, ni la Constitución ni las leyes así lo reconocen.

En nuestro sistema político electoral, normalmente en regiones pequeñas, se vota por el candidato, pero no deja de significar que el elector emita su voto manifestando una opción partidista, entre otras distintas, y muestre su adhesión a una candidatura pluripersonal.

La práctica del transfuguismo abandona la razón lógica, cuando quienes lo practican argumentan diferencias a lo interno de sus colectivos; y es que en el marco del debate conceptual, el transfuguismo no es ideológico ni estratégico ni táctico, concretamente, conlleva motivaciones de carácter personal y económicas.

Pudiera ocurrir que por razones de índole metodológica, con su respectiva dosis doctrinal, surjan diferencias que obliguen al distanciamiento entre unos y otros miembros del colectivo y, luego, pretendan pasar a otra organización mucho más afín, en principios, métodos y doctrina; este no es el caso del transfuguismo en Panamá.

En el caso panameño, el transfuguismo puede ser considerado como una estafa a la voluntad popular, cada vez que alguien, que accede a una curul, gracias a un partido político determinado, lo abandona por discrepancias infundadas, pero no renuncia a la curul o al espacio legislativo que le corresponde al partido. Esto se agrava en aquellos supuestos en los que el tránsfuga se vuelve amanuense del Ejecutivo, o sea, decide incondicionalmente servir al Gobierno, vulnerando un legítimo resultado electoral, en el caso particular de quienes quedan en oposición.

En el sistema electoral panameño, los partidos obtienen determinado número de curules según sea su participación en votos, hasta un máximo de cuatro, dependiendo del tipo de circuito electoral. Así, los que van saliendo electos, lo hacen en el orden presentado por los partidos y en base a la obtención mayoritaria de votos por candidato a lo interno del propio colectivo, al grado de que se le asigna la curul al partido que más votos tenga en un conteo matemático –según sea el caso– entre cociente, medio cociente o residuo.

Ante todo ello, la prohibición del mandato imperativo se presenta como un freno o límite del sistema de partidos. Se puede decir que asistimos a una contradicción política, en la que los diputados salen por el sistema partidista, sin embargo no hay la consistencia en ellos. ¿Qué ocurriría si un partido político tiene cuatro diputados en nuestro sistema de Asamblea Nacional y estos cuatro deciden cambiarse de tolda? ¿Cómo queda el partido que, según el conteo de votos electorales, le correspondieron esas cuatro curules? Peor aún, ¿cómo queda la voluntad del pueblo que favoreció a ese mismo partido, dándole tantos votos como para obtener las correspondientes curules?

Los tránsfugas no tienen razón cuando creen que han salido electos por ellos mismos, no por los partidos que los postularon. La experiencia electoral panameña indica que en los lugares de alta densidad electoral el elector no vota por el candidato, sino por el partido; de lo contrario, no hubiese tanta mediocridad e incapacidad en nuestro sistema parlamentario.

La legitimidad electoral apunta en la dirección de que urge una nueva legislación electoral que corrija esta vulnerabilidad, para que el pueblo –como soberano supremo– pueda seleccionar a sus diputados, indistintamente al partido que los postule y que no, necesariamente, sean todos de un mismo colectivo político en el marco de la definición circuital.

El fenómeno del transfuguismo no es nada nuevo ni extraño en el sistema político globalizado, pero tal como están planteadas las reglas del juego para elección de representaciones institucionales (sea del Legislativo o de los consejos municipales), se ponen en peligro los cimientos fundamentales de nuestra incipiente democracia.

Tomás Mallen, en su libro Transfuguismo parlamentario y democracia de partidos, enumera las consecuencias negativas de esta práctica:

1. Efectos sobre la configuración y composición de los grupos parlamentarios o grupos políticos, que vienen a ser el reflejo de los partidos políticos en el ámbito parlamentario o municipal.

2. Falseamiento de la representación política, surgida de las elecciones y sensación evidente de fraude en el electorado, al resultar contrariada la voluntad de quienes eligieron a aquel que abandona su formación política y pasa a otra o al grupo mixto.

3. Debilitamiento del sistema de partidos, evidentemente, los partidos se encuentran estafados cuando el tránsfuga no abandona la curul, que se obtuvo bajo unas siglas electorales, en una campaña organizada y promovida por un determinado partido político.

4. Pérdida de credibilidad de la clase política y deterioro de la cultura democrática. Los votantes al final se sienten engañados, desmotivados y desencantados con la clase política, dicho en otros términos, un elemento más de frustración”.

Sin dudas, el transfuguismo está hiriendo nuestro sistema de democracia, la entidad encargada por velar su buena marcha es la autoridad que rige el ejercicio democrático, por ende, le corresponde al Tribunal Electoral tomar cartas en el asunto y retomar, de manera seria y responsable, el principio de la revocatoria de mandato, no cobijarse en el camino fácil de que es una decisión exclusiva del Legislativo y sus componentes. Si son ellos, los del Tribunal Electoral, los que juramentan y entregan credenciales, obligadamente son ellos los garantes de la voluntad popular, no solo en los aspectos cuantitativos de esa voluntad, sino en la garantía cualitativa de los resultados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código