10 AÑOS DE ESPERA

Ley de no discriminación por orientación sexual: Alexander Ubaldo Gutiérrez

Panamá es un país hermoso pero con algunas incongruencias, muestra edificios imponentes y estructurados; un sistema económico pujante pero carencias en sus instituciones legales y en la formación social y académica de su recurso humano.

Los gobiernos ignoran a los grupos minoritarios, guiados por cuestiones de cantidad y rentabilidad electoral o por miedo a perder su capital político. A lo largo de la historia, hemos visto intentos positivos de marcar espacios de respeto, pero con total falta de fortaleza y compromiso.

La Asociación de Hombres y Mujeres nuevos de Panamá trae a la opinión pública un tema que, según mi percepción, debió haber sido superado hace 10 años. Mucha más completa que las actuales leyes, superficiales y sin práctica, la propuesta “ley de no discriminación por orientación sexual e identidad de género” nombra la lucha que ha mantenido la comunidad LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales) de nuestro país por ese deseado respeto.

Como se esperaba, hubo desinformación y confusión a la hora de recibir la noticia. Muchos sustentaban que la propuesta de ley estaba relacionada al matrimonio entre personas del mismo sexo y empezaron a atacar el tema bajo un disfraz de “defensa a la familia”. ¿Por qué los sectores que se oponen al reconocimiento de los derechos de la población LGBTI insisten en vender la causa de la lucha como un ataque a la familia?

Utilizar el significado de “familia” para coartar los derechos de los demás es una actuación perversa y sin base. El apoyo de papá y mamá a sus hijos gais, lesbianas, bisexuales o trans es la medicina más efectiva para enfrentar la discriminación en un país como este, en el que hace falta la educación sexual. Además, se tiene fobia a la palabra “sexual”. El tema de la sexualidad es tratado de forma inconstante e inmadura en los colegios e instituciones, lo que lo convierte en tabú, cuando debería ser visto desde una perspectiva científica, amplia, y como un simple tema de salud pública.

Como resultado, la población y algunos tomadores de decisiones tienen perspectivas rígidas, basadas en patrones de crianza o cultura y, al no saber manejar el tema, caen en la ofensa.

Tuve la oportunidad de involucrarme con la organización de la Marcha por Diversidad Sexual de este año, como parte de un rol contratista para la Asamblea Nacional, y aprendí a ser tolerante y a comprender que todo el mundo es diferente, física y mentalmente; y que esto no tiene nada que ver con su sexualidad.

Ese evento fue un llamado a la unión de las personas de todo el país que apoyan a la comunidad LGBTI, con la finalidad de eliminar los dolorosos estereotipos que crean desunión en el propio gremio.

Cuando voy por las calles, escucho críticas centradas en cuestiones físicas y de comportamiento sobre algunos miembros de la comunidad, pero definí que hay gais masculinos, otros más andrógenos, chicas fuertes, otras más femeninas, travestis y transexuales (por cierto, hay una gran diferencia entre estos dos). Lo más importante es que todos son seres humanos, con su propia personalidad, algo que no tiene nada que ver con su sexualidad.

¿Existe doble moral en nuestro país? ¿Por qué cuando aparece un transexual arriba del grillo en los carnavales recibe aplausos, pero cuando exige sus derechos recibe insultos? Es interesante la visión de algunos panameños sobre el tema, pues sustentan que disfrazarse no es la manera correcta de exigir derechos. Yo pensaba así, pero me di cuenta de que eso es parte de la libertad y de la propia representación de su ser humano interno.

Panamá es signataria de la Declaración sobre Orientación Sexual e Identidad de género de las Naciones Unidas, firmada el 18 de diciembre de 2008. Con esto, el país se comprometía a crear espacios legales para reconocer los derechos de la población LGBTI, gradualmente, cosa que no ha cumplido y es probable que reciba presiones internacionales por su inactividad en el tema.

El anteproyecto de ley contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género fue presentado el 24 de agosto y representa una gran oportunidad para que nuestros políticos demuestren que cumplen con los derechos humanos en el mundo y para que marquen un precedente en la historia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código