REFRANERO POPULAR

Macondo es solo un detalle: Dicky Reynolds O´Riley

Antes se definía al panameño como locuaz, dicharachero, vivaracho, el individuo que piensa que se la sabe todas, el “juega vivo”, ahora no se le puede mirar mucho porque te invita a pelear; a eso se le llama falta de tolerancia y se culpa al estrés, escuatro etc. etc. Hay que reír para no llorar, de ello puede dar fe Pedrito Altamiranda en sus crónicas musicales de protesta con sazón popular; dardos que parecían misiles.

Podemos ensayar lo aprendido en el refranero, para sacarle chiste a la vida, como aporte de la sabiduría popular, y aplicarlo al acontecer político criollo presente, con la docencia que dan los años, tratando de hilvanar una colcha de ideas, al decir por ejemplo: “La gallina a pesar de que no tiene agua para tomar, invita al pato a nadar”, porque con nuestros problemas domésticos teníamos suficiente, pero importamos más. Esto se aplica, de igual manera, al caso del desconocido Lavítola, que más bien se parece a la vitrola, la caja de música de antaño, predecesor del tocadiscos, que va a poner a muchos a bailar. Se puede añadir como sentencia: “Éramos muchos y ahora se parió la abuela” o “el chiquillo es llorón y lo pellizcan”.

Nos las pasamos de Watergate en Watergate. Para reconfortar a Famanía, en su ataque de infamia, decimos “nadie le tira piedra a un árbol de guarumo”. “No hay mal que por bien no venga”. Recordad, el que se escama, porque pescado es.

Digo “de buenas intenciones está pavimentado el camino al infierno”, para referirme a los grandes proyectos y los supuestos beneficios que traerán y para las promesas de los políticos. Algunos se van hasta con el santo y la limosna. Hay que recordarle a los que andan en sus trampitas o sirven de tapadera, que “no hay nada oculto bajo el sol” y que “la soga siempre revienta por el lado más delgado”. “El que no oye consejo no llega a viejo”. Las mentiras tienen las patas cortas. La justicia es ciega. Sobran las explicaciones.

“Pasando agachado” o “chifiando el tax”, se aplica a la conducta de algunas personas con aspiraciones presidenciales que prefieren no criticar para no comprometerse con sus opiniones. Maquiavelo dijo: “Divide y vencerás”. De igual manera hay muchos que “hablan de la pera y están comiendo de ella”. Otros que no se dan cuenta de que “su número ya jugó”, pero siguen aferrados al pasado. Y los peores son aquellos con falsas poses de liderazgo, pero “ni en su casa mandan” o que “lloran como mujer lo que no pudieron defender como hombres”. “Al que le quepa el sayo que se lo ponga”, si es que alguno se siente aludido. “Porque le hablaba al oído al jefe se creía el último vaso de agua del desierto”, pero olvidan que “los cepillos mueren sin pelos”.

“Querías ser reina, pues tira besitos ahora”, se dice cuando alguien, generalmente, se molesta al ser cuestionado por su actuar; basta observar algunas figuras públicas, ignorando que no todo es “un lecho de rosas” y que las “hay verdes y maduras”.

En cuanto a las promesas de campaña, bien vale advertir que “no todo lo que brilla es oro” y “ningún cura recuerda cuando fue sacristán”. “Se la pasan tirando pura lírica”, como dirían los muchachos de hoy.

Esta cadena de infortunios nos hace pensar que “en el país de los ciegos el tuerto es rey”. “Plata para el amigo, palo para el indeciso y plomo para el enemigo”. Se me quedaba en el tintero, como para ponerle la cereza al pastel, una frase del tristemente célebre Noriega, que más parecía una maldición: “Después de mí vendrán más malos”. Ojalá, no se cumpla su siniestra profecía. “¿Por qué será que cuando el pobre lava la ropa, llueve?”.

Estas no son reflexiones, sino simplemente ocurrencias pseudointelectuales que no se aprenden en los libros, son las enseñanzas de la escuela de la vida “cosa de viejos”, ideas guardadas en el baúl de antigüedades lingüísticas que he desempolvado.

Haciéndome el gracioso o “hablando de todo como los locos”, por los vientos que soplan parece que “salimos de Panamala para entrar a Panapeor”. En este país la fantasía supera a la realidad, los pájaros les tiran a las escopetas, te demandan los ladrones, por decirles que se robaron un millón, cuando en verdad eran 800 mil balboas. Somos la sucursal de los engaños, en donde te dicen que las metáforas son ricas en hierro, calcio y minerales, que tienen poderes afrodisiacos e incrementan el vigor sexual, y se lo creen los parroquianos que recorren todas las boticas y farmacias para comprarlas. Pero, “para decir mentiras y comer pescado, hay que andar con mucho cuidado”, si no pregúntenle a los que inventaron el axioma de la cláusula de combustible en el recibo de la energía eléctrica.

Somos el país del “Dios aprieta, pero no ahorca”, “pase lo que pase la vida continúa”; donde se someten al notario las promesas, donde nadie le para bolas a las parábolas, donde “soñar con serpientes juega 32”. “El clavo pasado” es el plato más vendido en el menú parlamentario, y donde se eliminó el “voto a la plancha”.

Los políticos son como las letritas de los contratos y la democracia es un supositorio. Antes el índice se mostraba en señal de enojo, rabia o disgusto, ahora hay índices de aceptación, felicidad, progreso, de credibilidad; “todo es según el cristal con que se mira”. Vender un parque no es delito, es la trama de la película “la ley es para el más pendejo”. “Al que le pique que se rasque”. “No voy a explicar nada”, como dice Poveda. Macondo es solo un detalle.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Desacato del órgano legislativo Antai solicita a la Asamblea cumplir la ley

Yanibel Ábrego (Izq.) y Angélica Maytín
LA PRENSA/Archivo

Corte interamericana de derechos humanos Opinión sobre derechos LGBT es vinculante para Panamá

La Corte IDH concluyó que no encontró motivos para no reconocer el vínculo familiar entre las parejas del mismo sexo.
Tomado de Internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

21 Ene 2018

Primer premio

2 1 1 8

AADA

Serie: 21 Folio: 9

2o premio

0484

3er premio

7571

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código