LA ARGENTINA DE LOS KIRCHNER

El Macondo sudamericano: José A. Friedl Zapata

La República Argentina en los últimos decenios nos ha ofrecido en varias oportunidades episodios insólitos de un realismo mágico político que pocas veces se da en nuestro continente, sobre todo en países que se han contado entre los más desarrollados de Sudamérica.

Actualmente presenciamos una realidad que se asemeja mucho a una telenovela política, con rasgos dramáticos, con constantes revelaciones de increíbles casos de corrupción en las que aparecen siempre nuevos personajes con gran peso político. Estos últimos episodios anuncian un final que esperemos no sea trágico para las instituciones democráticas del país. Esta telenovela que dura ya 10 años se centra en el matrimonio Kirchner y en su desenfrenada lucha por más poder, por amasar más dinero, por más impunidad.

El nuevo proyecto de ley mal llamado “democratización de la justicia”, que acaba de ser aprobado por ambas cámaras, tiene como única meta asegurar a la Presidenta y su entorno la obediencia de los jueces, modificando la elección de los integrantes del Consejo de la Magistratura y limitando el recurso de los amparos, que es un instrumento judicial importantísimo para la defensa de los ciudadanos frente a los desbordes del Estado. Es decir que sin jueces independientes ni justicia autónoma será casi imposible juzgar las complejas tramas de cartelización, evasión, cobro de comisiones, lavado de dinero, enriquecimiento ilícito por parte de altos funcionarios, según constan en infinidad de denuncias que se han acumulado en los últimos años y que nunca, nunca tuvieron andamiento legal.

Esta terrible reforma judicial fue criticada últimamente hasta por las Naciones Unidas a través de la relatora brasileña Gabriela Knaul, que señala que “la disposición sobre la elección partidaria de los miembros del Consejo de la Magistratura en Argentina es contraria al artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y a los principios básicos relativos a la independencia de la judicatura”.

De esta reforma usufructuarían entonces de impunidad absoluta en primer lugar el fallecido expresidente Néstor Kirchner y la actual presidenta Cristina Fernández, siguiendo luego en la cadena el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, investigado actualmente por enriquecimiento ilícito y malversación de caudales públicos, así como ministros, altos funcionarios, senadores y diputados.

Esta reforma de la justicia condenaría a la Argentina a que siga el rumbo de Venezuela y a años y años de dictadura lumpen bajo la fórmula de políticos impresentables. Pero veamos ahora algunas cifras para ver cómo fue saqueado el país por la cúpula kirchnerista. El periódico La Nación de Buenos Aires ha hecho el cálculo del crecimiento del patrimonio del matrimonio Kirchner, desde que el difunto expresidente llegara al poder en mayo de 2003. Este pasa de 1 millón y medio de dólares a los 18 millones de dólares en 2011, es decir que el aumento superó el 1000%.

Este crecimiento se explica a través de una serie de negocios turbios, de comisiones en el otorgamiento de grandes proyectos nacionales, de la participación ilegal en grandes empresas a través de testaferros, etc., etc. Uno de los casos más conocidos últimamente es el del testaferro y amigo íntimo de Néstor Kirchner, Lázaro Báez, que está actualmente inculpado ante la justicia por graves delitos económicos, entre ellos lavado de dinero por sumas multimillonarias.

El matrimonio Kirchner se caracterizó siempre por una enfermiza fiebre en la acumulación de dinero y poder porque para la pareja presidencial dinero es poder. Es sabido que Néstor Kirchner empezó su carrera como abogado de la nada y con el beneplácito de la dictadura militar argentina. Actuó fundamentalmente como usurero en temas de hipotecas de personas que se encontraban en difíciles situaciones económicas, quedándose al final con sus propiedades. Así fue acumulando dinero y poder a través de los años y como recientemente lo reconoce el exvicegobernador de Santa Cruz Eduardo Arnold, examigo y confidente, “Néstor tenía un extraño fetiche con el dinero, le gustaba tocarlo, contarlo y verlo en forma física una y otra vez”.

También su exsecretaria Miriam Quiroga acaba de confirmar otro hecho propio de un Macondo argentino, y es que la pareja presidencial ha hecho construir en su lujosa residencia en la Patagonia, en el Calafate, una sofisticada bóveda debajo de su jardín parque, con la más moderna tecnología y seguridad, donde el expresidente bajaba, no bien podía, a contar su dinero, hecho que le producía enorme satisfacción. Los testimonios de esta realidad son cada vez mayores.

Estamos entonces frente a un Harpagon argentino digno de la pieza teatral de Moliere. Esta obsesión por el dinero y el poder la comparte la Presidenta, que además tiene la fijación de querer controlar absolutamente todo, y su incesante búsqueda del control de la justicia es, sin duda, debido a su temor que pueda suceder en la Argentina la misma lógica de países democráticos y que la expondrían a una serie interminable de juicios políticos que bien podrían culminar con su destitución. Una justicia independiente sería lo mismo que un suicidio político para ella.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código