MARGINACIÓN Y POBREZA

Madre tierra indígena: Jaime Correa Morales

Los indígenas americanos denominan a su cultura –supuestamente conservacionista– “la madre tierra”, la que promueve que los bosques y demás elementos naturales permanezcan inalterados, pues eso es lo más conveniente. Se oponen a la modernidad, hidroeléctricas, carreteras, minas, etc., y los humanos superficiales, sin antes darle un mínimo análisis inteligente, “compran” esta idea totalmente inconveniente.

En América prevalecen tres razas: indígena, blanca y negra. De estas siempre la más atrasada es la indígena, con bajos niveles de educación y salubridad, con una pobreza rampante y cortas expectativas de vida. Esto comprueba su fracaso, pero en eso insisten sus caciques para evitar ceder sus casi ilimitados poderes.

La sola existencia de humanos altera la ecología, pues dependemos de la tierra para formar poblados y realizar otras actividades que la afectan, igual que lo hace la fauna silvestre. O sea que el conservacionismo absoluto es una gran falacia. Eso no es cierto.

Sabemos, desde siempre, que las ciudades indígenas fueron abandonadas y mudadas a otros sitios debido a que por su crecimiento demográfico agotaron los recursos (alimentos y leña, principalmente) y, además, se vieron afectadas por enfermedades derivadas de su hacinamiento y desconocimiento de los elementales principios sanitarios. Las ciudades tal como las conocemos, en cambio, han subsistido cientos y hasta miles de años.

Algunos de los indígenas que se destacan por ser progresistas –y hay muchos– y se integran a nuestras sociedades se superan. Los indolentes permanecen en las comarcas. Actualmente, muchos de los alimentos que los indígenas consumen provienen de la alteración de la madre tierra. Por eso pregunto: ¿Qué comerían si otros no transformaran los bosques para cultivar? Se autoengañan con aquello de la total preservación de los bosques. Es inconcebible pensar que ellos, los del cuarto o quinto mundo, sean quienes tengan la razón y que todo el primer mundo sea el equivocado.

He escrito que este atraso se debe, principalmente, a su práctica comunista de no reconocer la propiedad privada, principio que es fundamental para el desarrollo de la humanidad, pues sin propiedad privada no hay certeza de cosecha ni de retribución alguna. Instaurarla iniciaría el surgimiento espontáneo de pequeños empresarios que mejorarían su menguada economía y calidad de vida. Considero que es hora de que aparten sus temores y se decidan a aceptar la civilización y el progreso. Si para ello no cuentan con personal capacitado, bien pueden, como lo hacemos todos, contratar a quien los ayude.

Mendigar beneficios como escuelas, carreteras, médicos y otros es prueba suficiente de que están conscientes de que sí necesitan de la modernidad. También piden energía eléctrica, ¿pero cómo tenerla sin hidroeléctricas? Ellos se oponen a que las aguas del Estado –de las mayorías, no solo de ellos– se utilicen con este fin.

Para los humanos lo más importante es la calidad de vida, esto obliga a la transformación de la naturaleza, poniéndola al servicio del hombre, aunque tratando de conservarla lo más inalterada posible.

Me río cuando escucho a los autodenominados ecologistas abogar porque mantengan sus costumbres. Si son tan buenas, ¿por qué ninguno de ellos se ha ido a vivir en hacinados y derruidos ranchos en las comarcas, entre carencias y enfermedades? Esos mismos demagogos dirán que estoy discriminando, pero los que discriminan son quienes abogan para que mantengan esa fracasada cultura de marginación y pobreza.

Es esencial para su propio desarrollo y bienestar, como para el país, que se integren a la nacionalidad y que acaten las leyes panameñas, en vez de empecinarse en seguir siendo tribus incivilizadas. Las verdades son dolorosas, pero ignorarlas conduce al fracaso, como ha sido su caso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código