PARAÍSO

Mala reputación frente a estrategia

La mala reputación que se le achaca a Panamá como paraíso fiscal la vengo oyendo con fuerza, de viva voz académica y callejera, desde que estudié en París en 1996, precisamente administración fiscal. Y no puedo estar de acuerdo con esa reputación, mucho menos con la amenaza de listas negras o grises, como es de esperarse. Por suerte que voy a sumarme a quienes también conocen de leyes y saben que la constitución societaria anónima y/o su utilización no son distintas en otros países, incluso en algunos estados de Estados Unidos y países/principados y protectorados europeos -aunque no queramos usar el dicho que reza: “consuelo de muchos, consuelo de bobos”, pensando que porque en otros países hay formas fáciles de constituir sociedades anónimas y mover capitales a Panamá se le perdona.

En efecto, algo indica que hay un complot para erradicar a Panamá de la competencia (léase OCDE, principalmente). Pero quedarse allí -en la reacción visceral de decir no, no, a cuanto se presenta de afuera- no puede ser una postura (como proponen algunos). Hay que hacer algo como país, empezando por negociar con claros objetivos y cumplirlos. Y ese algo es que se le pide al país firmar tratados (TDT o TIIT/TIIF). Los tratados obedecen a traspasar la jurisdicción -las fronteras- por tener Panamá sistema territorial en la tributación y no interesarle qué pasa allende.

Así, los TIIF/TIIT (de intercambio de información tributaria) serían de información unilateral y los TDT (de evitar la doble tributación) para que se tribute una sola vez en cualquiera de los dos países o se aplique crédito fiscal por impuestos (esto, suponiendo que fueran puramente TDT sin añadidos). De las S.A. ya ha habido sentencias para levantar el velo corporativo. Por lo penal, las disposiciones son de avanzada y hay modos concretos de atacar el crimen. Voy a dejarlo ahí ahora para no desviar el tema central del ataque (S.A.) y su primer propósito que, en realidad, lleva a lo que está en juego: capitales y tributos.

Por otra parte, dentro del país quienes aun conociendo algo de la economía local ven que no les beneficia directamente el flujo de dinero que significa ser un centro de servicios, que incluye a raja tabla bancos, corporaciones (S.A.) y naves, encuentran como bueno que haya que hacer algo, incluso, al extremo de firmar tratados de información tributaria que todos sabemos que nada le traen a Panamá, sino a la inversa: le darán oportunidad a los países con sistema global para obtener información de los que, según sus leyes, deberían tributarles. Todo esto hay que estudiarlo, ventilarlo y decidir, porque tarde o temprano sí habrá que firmar para seguir conviviendo en la aldea global.

No dudo que el país tenga que mejorar y especializarse, pero a los ataques al centro de servicios panameño hay que responder mejor con una estrategia.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Oct 2019

Primer premio

8 4 7 0

CDDA

Serie: 10 Folio: 12

2o premio

7993

3er premio

2019

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código