LLAMADO A LA PAZ

Malas decisiones y lamentables consecuencias: Luis Ibrahim Issa

La semana pasada, la Asamblea General de Naciones Unidas aceptó la petición de la Autoridad Nacional Palestina y decidió reconocerla como “Estado observador no miembro”, una aceptación apoyada por más de 130 países y solo rechazada por otros 9. La aceptación de dicha petición es una propuesta conciliadora, que rápidamente fue rechazada por los que aún no están preparados ni desean genuinamente la paz. Lo más lamentable es que Panamá haya sido uno los nueve países que votaron en contra de esta petición.

Como ciudadano panameño y miembro de la comunidad panameña de origen árabe, me preocupó mucho la irracional postura de nuestro gobierno con respecto a un conflicto del que nuestro país tan solo fue observador. Ningún gobierno anterior al presente aceptó que Panamá fuese parte de este conflicto, porque supuestamente nuestra nación es miembro de los no alineados.

No quiero entrar en detalles legales, para demostrar que el gobierno tomó la decisión errada, haciendo que nuestro próspero futuro, como una nación estable y soberana, se vea envuelto en un conflicto ajeno, al apoyar a un régimen que ha violado todas las resoluciones de las Naciones Unidas y que ha abusado de todos los límites de la organización en materia de derechos humanos, como lo es el Estado de Israel. Tampoco quiero tocar el tema partiendo de que la postura de nuestro gobierno puede atraer consecuencias negativas en las relaciones internacionales con los países árabes.

Algunos compatriotas piensan que la decisión del gobierno es la correcta, porque el capital israelí ha atraído mucho desarrollo a nuestra nación, y que los árabes no han contribuido con nuestra economía ni nos han dado el petróleo a buen precio. Olvidan que desde los años 70 del siglo pasado, la comunidad árabe en Panamá creció un 500% y que la mayoría son empresarios que han traído capital de mucha importancia para el crecimiento económico de este país.

Es muy lamentable ver que nuestro voto en las causas justas sea controlado por nuestro egoísmo e interés personal, olvidando el dolor ajeno. Nuestro compromiso moral, como nación soberana, nos obliga a ser neutros, como siempre lo hemos sido en este conflicto. Votar a favor de Israel no ayuda en nada a la paz, aunque nuestro ministro Rómulo Roux se esconda detrás de este falso pretexto.

Me preocupó escuchar las opiniones que han dado respecto a esta decisión muchos analistas y políticos de la oposición, cuando criticaban la postura de nuestro gobierno frente a la referida decisión de la ONU. La mayoría de estas opiniones se enfocaba en que las consecuencias de esta postura pueden ser muy lamentables, porque aquí hay una comunidad grande de panameños de origen árabe, y que los enemigos de Israel pueden llevar a cabo atentados que pondrían en riesgo la seguridad en nuestro país. Estos comentarios me obligaron a escribir este artículo para dejar claro ante la opinión pública, los entes gubernamentales y la seguridad nacional lo siguiente:

La comunidad panameña de origen árabe, nunca fue ni será causante de sembrar terror; jamás pasará por nuestras mentes llevar a cabo actos violentos o atentados en contra de nuestros hermanos panameños, sin importar cual sea su etnia o credo.

La comunidad panameña de origen árabe, desde que fue bien aceptada por el gobierno y el pueblo para ser parte integral, ha tomado la decisión de amar a esta nación y a su gente, de cuidar y defender a nuestro Panamá y a sus símbolos patrios, porque ya somos parte de este país.

La comunidad panameña de origen árabe, sabiendo que muchos panameños que profesan el judaísmo conviven con nosotros en esta nación, hemos tomado la decisión de dejar claro en la mente de toda nuestra comunidad que el conflicto árabe israelí debe permanecer fuera de las fronteras panameñas. Por tal razón, en este país los árabes y los judíos mantienen relaciones muy pacíficas; más bien han llegado a formar sociedades en muchos proyectos, en el ámbito comercial y financiero.

Por lo tanto, y a pesar de que la postura de nuestro gobierno frente a este tema en la ONU no fue una decisión acertada ni beneficia a Panamá en el corto, mediano o largo plazo, esperamos que aquellos a los que les gusta pescar en aguas revueltas, no se aprovechen de esto para llevar a cabo sus malignos planes ni para tratar de involucrar a nuestra pacífica y tranquila comunidad en acciones que no forman parte de nuestra cultura ni de nuestra formación moral y religiosa.

¡Paz, shalom, salam!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código