ATENCIÓN DE SALUD

Médicos estresados, peligro inminente: Bertilda Herrera Anria

Por todos es sabido que una de las profesiones más estresantes del mundo es la de médico, junto a la de enfermera (o) y demás especialistas vinculados al sector de la salud.

Las largas jornadas de trabajo en situaciones nada favorables afectan de manera significativa la salud emocional de estos profesionales, que muchas veces quedan al borde de un ataque de nervios, en medio de salas saturadas de pacientes quejosos, víctimas directas de un sistema de salud pública en ruinas.

La intensa rutina de trabajo de los médicos hace que estos profesionales desarrollen altos niveles de estrés y agotamiento físico. Lo que a su vez disminuye la productividad, genera conflictos en el trabajo y en su vida particular, además de sentimientos de irritabilidad e ira.

Esta situación es obvia en las salas de urgencia de hospitales como el de la 24 de Diciembre, adonde fui hace poco porque mi anciana madre requería asistencia. El profesional de salud que la atendió en esa ocasión determinó que ella registraba altos niveles de azúcar en sangre, por lo que le solicitó a la enfermera de turno que le aplicara un medicamento. Sin embargo, la enfermera en cuestión se encontraba enviando un mensaje por Whatsapp e hizo caso omiso a la orden del médico.

Por increparla y preguntarle si mi madre debía esperar a que ella terminara de enviar su mensaje, para entonces recibir la atención de urgencia, terminé expulsada de la sala, porque el doctor responsable alegó que la susodicha enfermera estaba enviando un informe de trabajo y que mi comentario era una verdadera ofensa para su personal. Incluso, aseguró que podría demandarme por difamación, mientras agitaba el celular ante mi rostro para que leyera el mensaje de trabajo que era enviado.

Ahora me pregunto, ¿ese mensaje de trabajo era más urgente que la vida de mi madre? Por suerte, no hubo demora en el cambio de turno y otro profesional la atendió y ella pudo, con éxito, ser internada y recibir toda la atención necesaria.

Sin embargo, la experiencia vivida aquella noche me dejó un sabor amargo en la boca. La reacción del médico y su enfermera son tan solo una pequeña muestra de lo que miles de pacientes y familiares viven diariamente en ese centro hospitalario.

La gente descontrolada que trabaja en sectores sensitivos, necesita de forma inmediata ser encaminada a terapias que les permitan tener un control emocional en situaciones extremas.

Los hospitales y otras organizaciones que emplean a los médicos necesitan ser proactivos, y ofrecer la ayuda necesaria para aliviar el estrés en el trabajo.

Los médicos, emocionalmente desajustados, pueden desarrollar varios tipos de síntomas somáticos como cansancio, fatiga, cefaleas, desarreglos gastrointestinales, insomnio, así como humor depresivo, irritabilidad, ansiedad, rigidez, negativismo y desinterés general, lo que se refleja en consultas rápidas o a la ligera, y esto puede comprometer la vida de sus pacientes.

Las fuentes estresadoras en el campo de la medicina son incontables, entre las que se destacan la dificultad de comunicación con los pacientes socialmente menos favorecidos. Es claro que existe una gran resistencia a la afirmación de que todas las personas deben recibir un trato igual. Las autoridades disciplinarias pueden ser el único medio de evitar los abusos a los derechos humanos en este campo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código