DESARROLLO SOSTENIBLE

Medioambiente y gobernabilidad: Rafael Negret

Una cosa es pintar de verde los proyectos para camuflarlos y que el funcionario de turno responda que se “están haciendo estudios” con el fin de escabullirse de la pregunta, lavarse las manos y evadir responsabilidades con la sociedad y la problemática ambiental; y otra, antagónica, es incorporar la cuestión ecológica dentro de las políticas nacionales como mecanismo de planificación y desarrollo.

Lo primero es parte de la ausencia de planificación, de gobernabilidad, de directrices claras, y desconcierta; lo segundo es la esencia del desarrollo sostenible y lo que hace falta.

El escepticismo con la indecisión política del futuro de los manglares de Juan Díaz, como humedal de importancia internacional y componente de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras Migratorias, sigue vigente entre los organismos nacionales, internacionales, la sociedad civil, empresas particulares y organizaciones no gubernamentales, a pesar de que fueron declarados refugio de fauna silvestre, a través de la Resolución AG-0072-2009, de acuerdo con la Ley 41 de 1998, y Sitio Ransar, antes, en 1989.

El caso de cerro Patacón es apenas el de un fuego premonitorio esporádico que enciende el enorme problema nacional por la falta de reciclaje, recolección, disposición y tratamiento de la basura –peor aun las hospitalarias– y que impacta no solo la capital, sino todo el territorio panameño.

La incertidumbre sobre la puesta en práctica del plan de manejo para la isla de Coiba es buen ejemplo de desesperanza, al igual que en Las Perlas, así como los innecesarios conflictos con las comunidades indígenas y las hidroeléctricas, pruebas evidentes de las debilidades institucionales gubernamentales ante los compromisos ambientales nacionales e internacionales.

La ausencia de la enseñanza ecológica en la educación escolar, en la conciencia de la sociedad civil y en las políticas gubernamentales es la raíz profunda de la problemática ambiental que hoy afecta a todo el país.

Cito un ejemplo con varios ángulos de implicaciones. Cientos de millones de bolsas plásticas se utilizan cada año en Panamá sin restricciones ni normativas gubernamentales, ni empresas que las reciclen, ni conciencia empresarial ni ciudadana, pues hasta los buses escolares dejan una estela colorida de plásticos, cartones y latas en el recorrido con sus alumnos.

Es asunto solo de observar y, fácilmente, verificaremos que las bolsas son omnipresentes, están en las calles, en el agua, en el aire, engarzadas en los cables del teléfono y en las ramas de los árboles; en las orillas de los ríos; en los sistemas de alcantarillado y drenaje, ocasionando inundaciones; en el lago Gatún; en el Canal; en las pistas de aterrizaje; en todos los archipiélagos, destruyendo los corales y arrecifes; en el fondo y flotando alrededor de las lanchas turísticas y de las islas de Guna Yala y otros archipiélagos.

No son proyectos aislados los que solucionarán estos problemas, son políticas gubernamentales que incorporen una visión contemporánea de las bondades del desarrollo sostenible. Sostenible social, económica, ambiental, legal, institucional y éticamente.

Y requieren, además, participación de la sociedad civil, porque el proceso no es sostenido, estático, inerte, sino dinámico, participativo, sostenible, sustentable.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código