INVITADOS QUE INCOMODAN

Al oído de Mireya Moscoso: Jorge Gamboa Arosemena

Temas:

¿Por qué este mensaje directo y público? Porque la ceremonia de traslado de los restos de Arnulfo Arias se está convirtiendo en uno de los actos estelares del escenario tragicómico de la política nacional. Por eso, es oportuno que con este escrito contribuyamos –si es posible– a que panameñistas, pueblo espectador y hasta los mentores del mismo, analicemos los alcances de estos eventos.

La ceremonia de traslado es un acto político que no debe desperdiciarse si se actúa de buena fe, sobre todo porque el Estado ha colapsado. Como acto político, no de proselitismo para nadie, sino de búsqueda del bien común, el evento debe producir ciertas metas. La principal es que sirva de orientación a este pueblo de hacia dónde caminar para recomponer el Estado; para los panameñistas, recomponerse dentro de la doctrina del partido que recogió Arnulfo Arias, Acción Comunal, y para iluminar al pueblo, para que deje de elegir gente sin principios. El evento debe propiciar la unidad del partido, no detrás de nadie, sino dentro de los principios de la doctrina y su declaración de principios.

Ha trascendido que habrá tres oradores en el mausoleo en donde se depositarán los restos del Dr. Arias. Uno sería el presidente de República Dominicana, Leonel Ferrnández, que a más de dar innecesaria categoría presidencial al acto, no aportará mucho. El enunciado panameñista de “Panamá para los panameños” quedará en el aire, porque este orador –por extranjero– no tiene sentido, como no tuvo sentido Álvaro Uribe en la pasada convención, personaje al que le han procesado y condenado a varios colaboradores de su gobierno.

El segundo orador será la expresidenta Mireya Moscoso, con méritos propios por haber sido en su momento esposa del Dr. Arias, por presidenta vitalicia del partido y por ser presidenta de la Fundación Arias Madrid.

El último orador sería el presidente Ricardo Martinelli, que no tiene mérito más allá de haber emitido un decreto convocando a los actos, pero no ha mostrado el menor respeto por el Partido Panameñista ni por sus miembros, no solo ahora que empujó la ruptura de una fatídica alianza electorera que nunca se acercó siquiera a ser programática. Si él fuera consecuente con sus acciones, declinaría ser orador y, tal vez, designaría a quien no ofenda la memoria del Dr. Arias y pueda hacer un papel digno en ese acto, amén de que se arriesga a recibir una rechifla, porque estará ante sus víctimas panameñistas que recordarán todos los ajes que él y sus compinches les han infligido.

Hay quienes recomiendan que para obviar la rechifla previsible, el acto oratorio se haga en un área donde solo estarían invitados especiales, filtrados por los organizadores, lejos de las indignadas bases panameñistas. Esto sería una acción discriminatoria, solo concebida en mentes clasistas. Algunos dicen que rechiflar al Presidente irrespetaría los restos del difunto. La presencia del Presidente sería el irrespeto y la rechifla sería una merecida sanción moral para quien es la antítesis del panameñismo puro, que usaría el acto para proselitismo politiquero, como ha sido su costumbre.

Si el susodicho decreto refiere que la solicitud para oficializar los actos fueron solicitados por la familia y la Fundación, debe haber un orador por la familia, ya que la expresidenta representa a la Fundación, no a la familia. Ese debe ser el familiar más próximo al Dr. Arias, su nieto, Arnulfo Arias Olivares, condición que supera los vínculos de los demás parientes y, en estos momentos, investido como defensor de los miembros del partido.

También debería haber un orador por el Partido Panameñista y, respetando la institucionalidad, este debería ser su presidente, lo que haría también que Martinelli no estuviera cómodo, como tampoco la mayoría de los asistentes. Otra razón más para que Martinelli decline la invitación que sería meramente protocolar, si le quitamos la intención politiquera de dividir el panameñismo entre los que pretenden poner al partido, otra vez, a su servicio y los que queremos un instrumento para la búsqueda del bien común.

La Nación necesita de desprendimientos y los actores que estarán representando papeles en estos eventos deben entender que el panameñismo y la memoria de Arnulfo Arias serían mancillados con la presencia de personajes antipanameñistas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código