MARCO DE PLURALIDAD

Misas, piropos y escorias: Xavier Sáez-Llorens

Llevamos varios lustros escuchando que Panamá está cerca de pertenecer al primer mundo. Lejana quimera. Tan solo en esta semana, hemos presenciado la ocurrencia de una gran constelación de síntomas y signos compatibles con el más profundo subdesarrollo, un síndrome incrustado herméticamente en nuestro tejido cerebral.

Pese a ser supuestamente un Estado laico, más por letras que por hechos, el crónico contubernio con las huestes clericales se ha afianzado enormemente durante esta administración. Parece más fácil obtener entrevistas con el presidente Varela antes o después de una misa que desde el Palacio de las Garzas. Su carismático rostro se visualiza más en templos o catedrales que en barrios o distritos. En las pocas –y desafortunadas– veces que me topo con las noticias televisivas locales, la figura del arzobispo Ulloa es más común que la de cualquier funcionario gubernamental de jerarquía. Ahora que Lacunza ha sido promovido a cardenal (siempre pensé que Emiliani sería el primer panameño en ser ascendido porque era quien acumulaba más mérito teológico y social), la intoxicación religiosa mediática se ha incrementado con creces.

Aplaudo los esfuerzos para adecentar la justicia y condenar a los que se les documente haber desfalcado el erario, delito ojalá perseguido en personajes de todas las administraciones, actuales y precedentes. En iniciativas económicas, continuación de obras y ejecuciones de proyectos, empero, el país todavía anda en pausa. Los múltiples problemas que confrontamos no se resolverán mediante rezos y plegarias. Si así fuese, no habría en el mundo niños desnutridos o malformados, inundaciones, terremotos, ciclones, guerras, terroristas, asesinos o corruptos, porque la mayoría de las personas pide esos favores en oración a su imaginaria deidad. Cada quien es libre de creer en dioses, demonios, santos, profetas, tuliviejas, fantasmas o flying spaguetti monsters. Las creencias espirituales, no obstante, deben pertenecer al ámbito privado, más aún las de mandatarios que deben gobernar dentro del marco de pluralidad de todos los ciudadanos, independientemente del credo o secularismo que estos practiquen.

Quizás no sea el caso pero, por lo general, cuando alguien exhibe o vocifera cotidianamente su religiosidad de manera pública, alguna conducta anómala desea esconder. Muchos de los individuos “notoriamente conversos”, fueron drogadictos, tiranos, delincuentes, pandilleros, presidiarios o cónyuges arrepentidos tras ser cazados en infidelidades extramaritales tormentosas.

La Asamblea Nacional no tiene nada que envidiar al Cirque du Soleil. Con periodicidad asombrosa, los diputados se convierten en el hazmerreír o en el bochorno colectivo. Mientras urge debatir un sinnúmero de asuntos trascendentales (constituyente, abolición de impunidad, educación sexual escolar, unificación del modelo sanitario, condena al régimen venezolano, etc.), los mal llamados “honorables” pretenden eliminar las banderas extranjeras, los cobros en estacionamientos privados, las inmigraciones reglamentadas y hasta los piropos populares. Aunque con una trayectoria mucho más repleta de retórica que de resultado, apostaba que Ana Matilde Gómez elevaría el umbral argumentativo en el recinto legislativo. La ley antipiropos es, a mi juicio, una cantinflada. Primero porque se mezcla una regulación contra el hostigamiento laboral (usualmente caracterizado por acoso sexual), algo que ya está tipificado en el Código de Trabajo, con otra dirigida contra la expresión verbal callejera, una actividad cultural sui géneris de las sociedades latinoamericanas.

Segundo por la gran dificultad que conllevaría castigar al piropo y determinar cuándo se trasgrede la línea entre halago e irrespeto. Por ejemplo, a raíz de esta discusión, le escribí a una amiga un tuit que decía: “no eres la Virgen María pero estás llena de gracia”. Un desconocido replicó, inmediatamente, que ese requiebro era ofensivo. ¿Cómo reaccionaría una mujer cuando escucha: “con ganado de esa clase, cualquier perro es pastor” o “si tu cuerpo fuera cárcel y tus labios cadena, que bonito lugar para pasar mi condena”? Mientras algunas damas podrían asumir que son galanteos o bromas creativas, otras se sentirían agredidas. Sin testigos presentes, además, ¿cómo demostrar que alguien gritó un improperio? ¿No sería mejor, para empezar, rastrear y penalizar los insultos o calumnias que se vierten sin fundamento en medios informativos, redes sociales o periódicos en línea, particularmente detrás del cobarde anonimato?

Pero si alguien se ganó el premio al peor de los provincianismos fue la diputada Zulay Rodríguez, al llamar escorias a los inmigrantes colombianos. ¿Le gustaría a ella que se lanzaran similares epítetos contra sus congéneres asiáticos porque algunos de ellos se agitan en mafias criminales? Si analizamos las estadísticas, la mayor parte de los delincuentes que hay en el istmo es de nacionalidad panameña. Los extranjeros malhechores son usualmente indocumentados que entran y salen del país después de cometer la fechoría. Los que han formalizado su estatus a través del Crisol de Razas son gente que anhela trabajo digno que se traduzca en un futuro mejor. Muchos de los suramericanos que han ingresado recientemente son individuos decentes, educados y productivos que seguramente contribuirán a engrandecer nuestra patria. Esas arengas discriminatorias, reforzadas después en redes sociales y programas periodísticos, le hacen mucho daño a un territorio multicolor y turístico cuya cultura, riqueza e identidad étnica se ha nutrido históricamente por la inmigración. La xenofobia no es más que la soberbia de un ser humano claramente inferior.@xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código