UN MUNDO FRATERNO

Moral, ética y costumbres: Teódulo Moreno P.

Las normas morales son aquellas con las cuales debe regirse el ser humano. La ética es la rama de la filosofía que estudia y relaciona las normas morales.

En la génesis del estudio de la moral podemos diferenciar dos modalidades diferentes, una relativa al carácter y la otra relativa a las costumbres. Hay quienes establecen una equivalencia entre moral y costumbres, acogiéndose a la segunda interpretación.

El Dr. José Ingenieros es uno de los intelectuales que más ha influido en el pensamiento de los estudiantes e intelectuales latinoamericanos, y con relación a la moral, indica: “las fuerzas morales son plásticas, proteiformes, como las costumbres”; cuando se decide establecer una equivalencia entre moral y costumbre, desde este momento se acepta como moral, todo acto que concuerde con la costumbre de una determinada persona o comunidad en un momento específico.

La otra, y complementaria, interpretación de la moral es la que establece una equivalencia entre la moral y los principios ideales de la conducta. Esto obliga, en la calificación de un determinado acto, al uso de la razón, debido a que se debe efectuar a través de los juicios de valor, teniendo presente que estos se fundamentan en el libre albedrío, y este se fundamenta en la libertad, en la autonomía.

En la antigua Roma, los ciudadanos eran libres de ir o no ir al coliseo, inclusive, tenían equipos identificados con pañuelos de diferentes colores, se comía y se tomaba vino mientras se veía el espectáculo, en el que los gladiadores combatían hasta morir. Ocasionalmente, el público solicitaba al emperador que salvara de la muerte a un gladiador derrotado, pero que luchó valientemente. También echaban a los leones a personas, que con frecuencia eran cristianos, todo esto era para la diversión del pueblo.

Séneca, un hombre de espíritu crítico, quien era senador, fue al coliseo, salió asqueado y dijo: “el hombre, la cosa más sagrada para el hombre, aquí es matado por deporte y diversión”.

Si analizamos lo anterior, usando la moral por las costumbres, concluiremos que como era la costumbre, entonces, esos actos eran morales; pero no lo eran para Séneca.

Si utilizamos la moral por los principios, no podemos calificarlos como morales, debido a que los gladiadores y a los que echaban a los leones eran obligados y, consecuentemente, era un acto inmoral.

Las normas morales están en función de los principios ideales de la conducta, y podemos asumir que bueno es lo que está en concordancia con los mismos y malo es lo que no está; y, también, se considera malo el daño al medio ambiente, así como los mensajes directos o subliminales que promuevan la corrupción.

Esta es la moral que podrá salvar a la raza humana, promoviendo un mundo más fraterno, en donde el hombre compartirá con su hermano “el pan, la alegría y la tristeza”, en un planeta ecológicamente sustentable.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código